“MADRES y GUERRA”, por Eva M. de Aguilar

He encontrado, entre mis papeles guardados desde el año 1975, un artículo que hoy cobra más actualidad que nunca, debido a los muchos estragos que nos causan (sobre todo en el mundo “blanco”) ideologías subversivas y demagógicas como son el “feminismo” y el “pacifismo”. No olvidemos que en 2004 España sufrió un camuflado golpe de Estado suscitado por el falaz grito del “No a la guerra!”, como si los conflictos bélicos no fueran un fenómeno sociológico que históricamente forma parte de la antropología. (Julio Sanz Tresmontes).

El citado artículo está firmado por una mujer que no tengo el honor de conocer, pero cuya valía y claridad de ideas son evidentes. Se trata del texto que lleva por título “Madres y Guerra” y del cual copiamos lo siguiente:

LA GUERRA Y LA PAZ

¿Puede una madre pronunciarse frente al problema de la guerra? Para una mujer … encontrarse frente a semejante planteo es casi un sinsentido.

La guerra se consideraba un fenómeno histórico tan natural como cualquier otro. Recién despues de la Guerra Mundial (de 1914-1918) un pacifismo lacrimógeno … ha venido a considerarlo como una lacra.
Por eso, para hablar de la guerra conviene, tal vez, definir primero qué es la paz. La paz no es quietud. Un estado de paz no implica … la inexistencia de fuerzas antagónicas en pugna. La paz es un fenómeno dinámico, un estado de equilibrio inestable entre fuerzas enemigas en mutuo proceso de contención. La oposición de fuerzas es algo que subyace de un modo constante y el conflicto se manifiesta, efectivamente y con violencia, cuando el proceso de mutua contención no puede ser superado por otro medio que el del enfrentamiento armado.

El objetivo de una guerra es, pues, doble: afirmar un Poder y conservar lo que es propio, defendiéndolo de la intención del enemigo. or eso es que la guerra no siempre se manifiesta en conflictos armados y con proyección hacia el exterior. La violencia bélica puede desencadenarse también en el ámbito cultural, en el económico, en el ideológico, etc, etc.

(…/…) Detrás de cada hombre de verdad hay también una auténtica mujer que no sól comparte su ideal y lo alienta sino que es, además, la guardiana por excelencia de los logros obtenidos.

(…/…) Plutarco nos cuenta que una mujer probablemente extranjera le comentaba, con envidia, a Corgo, esposa de Leónidas, que las espartanas eran las únicas mujeres en toda Grecia con un poder real sobre los hombres. La respuesta orgullosa de la mujer del héroe fue: “¡Naturalmente! ¡Como que también somos las únicas que aún traemos hombres al mundo”. Y fueron esas mismas madres espartanas las que, a sus hijos que partían para la guerra, les entregaban el escudo con la advertencia: “¡Hijo mío. vuelve con él ó sobre él!”

Eva M. de Aguilar

Anuncios

Acerca de hirania

i am a man!
Esta entrada fue publicada en EUROPA y etiquetada , . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s