“El fraude del 0911” y otras mitologías…

El fraude del 11-S y el Holocausto

El judaísmo alcanza su plenitud con la sociedad burguesa, pero la sociedad burguesa sólo llega a su plenitud en el mundo cristiano. Sólo bajo el dominio del cristianismo, que convierte en relaciones puramente externas al hombre todas las relaciones nacionales, naturales, morales y teóricas, podía la sociedad burguesa separarse totalmente de la vida del Estado, desgarrar todos los vínculos genéricos del hombre, suplantar esos vínculos genéricos por el egoísmo, por la necesidad egoísta, disolver el mundo de los hombres en el mundo de los individuos atomizados que se enfrentan los unos contra los otros hostilmente. El cristianismo ha surgido del judaísmo. Y ha vuelto a disolverse en él. El cristiano era desde el principio el judío teorizante; el judío es por ello el cristiano práctico y el cristiano práctico se ha vuelto de nuevo judío. (…) No busquemos el misterio del judío en su religión, sino busquemos el misterio de la religión en el judío real. ¿Cuál es el fundamento secular del judaísmo? La necesidad práctica, el interés egoísta. ¿Cuál es el culto secular practicado por el judío? La usura. ¿Cuál su dios secular? El dinero. Pues bien, la emancipación de la usura y del dinero, es decir, del judaísmo práctico, real, sería la autoemancipación de nuestra época. Una organización de la sociedad que acabase con las premisas de la usura y, por tanto, con la posibilidad de ésta, haría imposible el judío. Su conciencia religiosa se despejaría como un vapor turbio que flotara en la atmósfera real de la sociedad. Y, de otra parte, cuando el judío reconoce como nula esta su esencia práctica y labora por su anulación, labora, al amparo de su desarrollo anterior, por la emancipación humana pura y simple y se manifiesta en contra de la expresión práctica suprema de la autoenajenación humana. Nosotros reconocemos, pues, en el judaísmo un elemento antisocial presente de carácter general, que el desarrollo histórico en el que los judíos colaboran celosamente en este aspecto malo se ha encargado de exaltar hasta su apogeo actual, llegado el cual tiene que llegar a disolverse necesariamente. La emancipación de los judíos es, en última instancia, la emancipación de la humanidad del judaísmo.
(Karl MarxLa cuestión judía, 1844)

La evidencia, ya apabullante, de que una cerrada cadena de manipulaciones impúdicas, sostenidas por los medios de comunicación y el estamento político oligárquicos, constituye el secreto hilo conductor de la historia contemporánea, empezó quizá en Iraq (2003) con el fraude de las “armas de destrucción masiva” y la probada falta de conexión entre el régimen de Saddam Hussein y el terrorismo de Al-Qaeda. Estos hechos, hoy incontestables, reforzaron las sospechas retrospectivas sobre lo realmente sucedido en el atentado a las Torres Gemelas de Nueva York.

Ahora, los acontecimientos de Siria arrojan nueva luz e interrogantes respecto de lo mismo: si el yihadismo no es más que un peón de Arabia Saudí (aliado de EEUU) al servicio del criminal belicismo sionista, la famosa “tesis de la conspiración”, es decir, del autoatentado en el World Trade Center el 11 de septiembre de 2001, adquiere de forma súbita una aterradora credibilidad.

Pero, además, esta duda abre las puertas a un auténtico abismo que afecta al entero imaginario de la sociedad occidental.

¿Hasta dónde alcanzan las mentiras del poder oligárquico? Vean primero, a continuación, y a la luz de todo lo que sabemos actualmente a propósito de los ataques contra Yugoslavia, Afganistán, Iraq, Libia y Siria, el enésimo y último documental sobre el 11-S:

Obsérvese, en el enlace citado, las referencias finales al Holocausto como presunto ejemplo de una honesta búsqueda de la verdad.

Nuestra pregunta es la siguiente: ¿por qué las dudas de los críticos nunca afectan a ciertos dogmas que, sin embargo, representan el núcleo mismo de laideología oligárquica? ¿Cuál es la razón de que la “almendra esencial” de un discurso judeocristiano y sionista esencialmente mendaz permanezca intangible para el ácido corrosivo de la crítica racional? ¿Comenzaron las intoxicaciones informativas oligárquicas sólo después de la Segunda Guerra Mundial o ya tenemos ejemplos clamorosos de mentiras conscientes, en boca de las denominadas “potencias democráticas”, durante la Gran Guerra e incluso antes?¿No detectamos cierto aire de familia entre la voladura del “Maine” en el puerto de La Habana (1898)y el ataque químico de Ghouta (2013)? ¿Desde cuándo nos engañan? ¿Afecta esta impostura sistemática al relato oficial del Holocausto o, por una suerte de milagro, en este punto, y únicamente en éste, aquellos impostores empedernidos serían veraces a pesar de todas las contradicciones, bien razonables y fundamentadas, que ha venido planteando el revisionismo histórico desde hace décadas?

Preguntas y más preguntas que intentamos e intentaremos responder en esta bitácora.

(…) suele creerse que los alemanes mataron a los judíos, por lo general, en cámaras de gas, y que sin éstas, los medios modernos de transporte y una burocracia eficaz, los alemanes no habrían podido matar a millones de judíos. Persiste la creencia de que, de alguna manera, sólo la tecnología posibilitó un horror a semejante escala (…) Existe la creencia generalizada de que las cámaras de gas, debido a su eficacia (que se exagera mucho), fueron un instrumento necesario para la carnicería genocida, y que los alemanes decidieron construir cámaras de gas en primer lugar porque necesitaban unos medios más eficaces para matar judíos. (…) Todos estos criterios, que configuran básicamente la comprensión del Holocausto, se han sostenido sin discusión, como si fuesen verdades evidentes por sí mismas. Han sido prácticamente artículos de fe, procedentes de fuentes distintas de la investigación histórica, han sustituido el conocimiento fidedigno y han distorsionado el modo de entender este período (Daniel Goldhagen, Los verdugos voluntarios de Hitler, Madrid, Taurus, 2003, pp. 29-39)

A continuación les ruego que lean con atención la siguiente entrada de FILOSOFÍA CRÍTICA, publicada en 2011 y ampliada en 2013.

En el artículo “La narración de la tribu occidental”, de 17 de enero de 2011, ya explicábamos, ilustrándolo con la obra de Chomsky Cómo nos venden la moto, el funcionamiento de la Comisión Creel durante la Primera Guerra Mundial.

Empecemos con la primera operación moderna de propaganda llevada a cabo por un gobierno. Ocurrió bajo el mandado de Woodrow Wilson. Éste fue elegido presidente en 1916 como líder de la plataforma Paz sin Victoria, cuando se cruzaba el ecuador de la Primera Guerra Mundial. La población era muy pacifista y no veía ninguna razón para involucrarse en una guerra europea; sin embargo, la administración Wilson había decidido que el país tomaría parte en el conflicto. Había por tanto que hacer algo para inducir a la sociedad la idea de la obligación de participar en la guerra. Y se creó una comisión gubernamental, conocida con el nombre de Comisión Creel, que, en seis meses, logró convertir una población pacífica en otra histérica y belicista que quería ir a la guerra y destruir todo lo que oliera a alemán, despedazar a todos los alemanes, y salvar así al mundo (Chomsky, N., Cómo nos venden la moto, Barcelona, Icaria, 2001, pp. 8-9).

Comienza el fraude colectivo. Yahvé.

En consecuencia, no puede sostenerse que el tipo de actuaciones características de Ghouta, Kosovo, el 11-S, el 11-M (Madrid) o la guerra de Iraq comenzara sólo tras la caída del Tercer Reich, dejando intacta la objetividad del relato histórico justo hasta el año 1945. La gran impostura es muy anterior. Y de esta evidencia se desprende que las dudas entorno a las actuaciones de la oligarquía deben hacerse extensivas al Holocausto. La “narración oficial de Auschwitz” podría formar parte del mismo tipo de fraudes que comenzaron con las fábulas de niños belgas devorados por los soldados alemanes durante la guerra europea de 1914-1919 o la voladura del acorazado que justificó la agresión estadounidense a España.


Idea de Bien, resurrección de Cristo, Holocausto

La esencia del judeocristianismo es la mentira. Pero error y mentira son cuestiones muy distintas desde el punto de vista ético, aunque puedan coincidir los contenidos semánticos desde el punto de vista epistemológico. De la mentira -que no del mero error- obtiene la oligarquía filosionista supoder sobre las masas. El judeocristiano y el sionista son mendaces por naturaleza, pero es que además el fraude constituye su eterna causa y su esencia. Es menester, por tanto, remontarse todavía más atrás en la historia, hasta Platón incluso, si aspiramos a entender -por lo menos eso- de qué manera va tejiéndose la matriz-occidente como una suerte de “pantalla” pseudo informativa que culminará con la fabricación del Mesías en forma de “realidad virtual”.

Por favor, lean con atención el siguiente fragmento de Nietzsche:

La resurrección 
del judío Cristo.

El cristianismo tiene en su base algunas sutilezas que pertenecen a Oriente. Ante todo sabe que en sí es completamente indiferente que algo sea verdadero, pero que es de suma importancia con tal que se crea que es verdadero. La verdad, y la creencia de que algo es verdadero: dos mundos completamente divergentes de intereses, casi dos mundos antitéticos – a uno y a otro se llega por caminos radicalmente distintos. Saber eso – hace en Oriente casi al sabio: así lo entienden los brahamanes, así lo entiende Platón, así, por ejemplo, todo discípulo de una sabiduría esotérica. Si, por ejemplo, hayfelicidad en creerse redimido del pecado, no se necesita, como presupuesto de eso, que el hombre sea pecador, sino que se sienta pecador. Pero si lo que se necesita en general y ante todo es fe, entonces hay que desacreditar la razón, el conocimiento, la investigación: el camino que conduce a la verdad se convierte en el camino prohibido. – La esperanza firme es un estimulante mucho mayor de la vida que cualquier felicidad acontecida en realidad. A los que sufren hay que mantenerlos en pie con una esperanza que no pueda ser contradicha por ninguna realidad, – que no quede suprimida por el cumplimiento: una esperanza del más allá (Friedrich Nietzsche, El Anticristo, &23).

!Y cacaréase sobre el presunto irracionalismo de Nietzsche! Vean ustedes qué tiene que ver todo esto con la “magia” evoliana. Más bien, esa “magia”, todamagia, representa aquéllo que Nietzsche aspiraba a aplastar y no tanto por una cuestión de cientificismo abstracto cuanto por deber, por valentía

No hay duda; a nosotros también nos habla un “tú debes”, también nosotros obedecemos a una ley severa por encima de nosotros. Y ésta es la última moral que todavía podemos comprender, la última moral que también nosotros podemos aún vivir (Friedrich Nietzsche, Aurora, Prefacio, otoño 1886).

La “pasión” del “pueblo elegido”.
El “fascismo” no es más que la razón llevada hasta sus últimas consecuencias (algo para lo que a Marx, al judío Marx, le faltaronarrestos). Es un socialismo racional. Marx cribado por Nietzsche en lo referente a losvalores sin renunciar a los contenidos revolucionarios del marxismo, hete aquí el “fascismo”. Es la ilustración depurada de la corruptora herencia utópico-profética judeocristiana, léase: de la “moral”, de la “felicidad”, de la “esperanza”, del “amor”… El fascismo viene a corregir dos mil quinientos años de abyección e impostura. Insisto, no de error, sino dementira consciente, deliberada, cobarde, repugnante…, perpetrada por unos asesinos, por las más crueles, viscosas y despiadadas sanguijuelas que la historia conoce. Los oligarcas son los herederos del sacerdote cristiano y del pastor protestante; y éste, a su vez, de los sectarios que introdujeron en Grecia el veneno de Oriente. Desde entonces, Europa no ha dejado deinfectarse. La racionalidad se viene deformando, de manera sistemática, para someterla a los “intereses”; pero la expresión objetivada, institucionalizada, de esos intereses, tiene un nombre: “el capital”. Es, en efecto, mediante el capital que la verdad -la ciencia, la filosofía, el pensamiento libre- queda atrapada, sometida, asfixiada por el poder oligárquico, el “poder” por antonomasia, antítesis de la autoridad.

El “amor” en acción: Hiroshima.

No hay duda, la certeza es lo que vuelve loco… Pero para sentir así es necesario ser profundo, ser abismo, ser filósofo… Todos nosotros tenemos miedo de la verdad(Friedrich Nietzsche, Ecce Homo, &4).
Lo único que se ha prohibido siempre, por principio, ha sido la verdad (Friedrich Nietzsche, Ecce Homo, &3).

Se ha torcido el proyecto griego y se lo ha allanado ante una gran peste milenaria que viene de oriente. Hoy el estado más poderoso de la tierra, los EEUU, púdrese gobernado por una mafia de criminales, sí, mas, ante todo, por una pandilla dementirosos que engañan de forma calculada, planificada…, y que han convertido el fraude colectivo en el fundamento del poder. No mienten ocasionalmente, antes bien, se revuelcan y eyaculan en la mentira por la mentira misma. La mentira es su gran amor, su pasión, aquello que les permite existir. Subrayémoslo una vez más: la mentira es la esencia, el aire que respiran y en el que los oligarcas viven las 24 horas del día. Esperar que los techos de sus casas se abran y Yahvé les arrebate a los cielos no es simplemente cosa de tontería, es el proceder de unos auténticos canallas e hijos de la grandísima perra dispuestos a cualquier cosa con tal de obtener su“bienestar”. Todavía no hemos comprendido contra quiénes luchamos, de ahí que algunos de nosotros se comporten a veces de acuerdo con determinadas pautas de conducta que definen al enemigo. Pisotear la verdad -la “salvación” del ego:síntesis de Yahvé– constituye el exquisito goce del poder y la fuente nutricia de aquella su capacidad de perpetuarse hasta convertir a la humanidad en un pelele vaciado de cualquier contenido ético identificable.

Cerrar los ojos y ver al Mesías.

Todos llevamos dentro el virus de la pirámide, el terror del faraón que experimentó por primera vez la patencia de la muerte y esclavizó a un pueblo entero para huir de ella. !Los judíos fueron sólo las últimas víctimas de la realeza nilótica! No hemos entendido aún el significado de esas gigantescas construcciones erigidas por la cobardía humana en los anales de la historia. La revolución “fascista” consiste, en primer lugar, en extirpar dicha idea egipciaY éste es un acto puramente espiritual, una decisión libre de enderezar el camino allí donde los europeos fuimos extraviados por la secta pitagórica en el siglo V antes de nuestra era. El heroísmo por excelencia comienza en las catacumbas del alma.

La Idea de Bien (platónica), la resurrección de Cristo y la narración oficial de “el Holocausto” son los tres hitos ya acontecidos de un proceso histórico secular que se consuma con la erradicación del sentido mismo de la verdad y, tras ella, la supresión definitiva de esa otra herencia (nuestraherencia) denominada Grecia. Un evento que coincide, ya lo habrán entendido, con el “cuarto hito”, el “advenimiento” del Mesías sionista.

El fraude del 11-S tiene tras de sí, en definitiva, una larga historia que se remonta a lo más oscuro del pasado humano.

Jaume Farrerons
11 de septiembre de 2013

La verdad del “paraíso”: osario comunista.


DOCUMENTACIÓN ANEXA

Arabia Saudita y el 11-S: las preguntas que persisten

William Márquez

BBC Mundo, Washington

Miércoles, 7 de septiembre de 2011

Algunas versiones buscan establecer un vínculo entre altos funcionarios sauditas y los ataques.

Son muchas las versiones que han especulado acerca de supuestos vínculos entre el 11 de septiembre de 2001 y Arabia Saudita, más allá de la circunstancia obvia de la nacionalidad de Osama bin Laden y de varias de las personas que llevaron a cabo los atentados.
The Eleventh Day (El undécimo día) -un libro escrito por Anthony Summers y Robbyn Swan, una pareja de periodistas -él británico y ella estadounidense- es otra de esas versiones.
“Este evento es totémico para los estadounidenses… están en una constante búsqueda de la verdad”, dijo a BBC Mundo Robbyn Swan desde su hogar en Irlanda.
Su esposo Anthony Summers dirige su crítica principalmente contra la comisión bipartidista del Congreso que investigó los ataques, por haber excluido 28 páginas de la versión del documento final entregada al público.

El autor asegura que esas páginas contienen información que podrían esclarecer supuestos vínculos de las altas esferas de Arabia Saudita con los 15 secuestradores (de los 19 que ejecutaron el plan) originarios de ese país.

“La completa verdad sobre esas conexiones con ámbito oficial saudita y miembros de la amplia familia real no está del todo comprendida por el público estadounidense”, expresó Summers a la BBC.
Cooperación
Cabe anotar que unas semanas después de los ataques, en rueda de prensa, el entonces presidente George W. Bush dijo que los sauditas habían “cooperado completamente” con las autoridades estadounidenses.
En un extenso artículo que la revista The New Yorker hizo sobre el príncipe Bandar, amigo de la familia Bush y otrora embajador de Riad ante EE.UU., el diplomático resaltó que, en 1998, Arabia Saudita había alertado a Washington sobre un peligroso integrante de al-Qaeda operando en su país.
Fuentes de la CIA y el FBI confirmaron luego -continúa el artículo- que Bandar había pedido asistencia a la Casa Blanca para la captura del sospechoso. Esta se logró en 2002 con la participación de los sauditas.
El exdirector de la CIA George Tenet tildó la cooperación de “fantástica”, mientras que el entonces director de antiterrorismo del FBI, Dale Watson, aseguró a The New Yorker que los sauditas estaban haciendo todo lo que se les pedía.
El príncipe Bandar sostiene que, antes del 11-S, Arabia Saudita había estado tan alerta a la actividad de al-Qaeda como Estados Unidos y definitivamente más alerta que el Reino Unido o Alemania.
En diciembre de 2001, el entonces monarca Fahd llamó por una erradicación del terrorismo, del que dijo era prohibido por la fe musulmana.
Omisión y comisión
En cambio, de acuerdo con el libro de Summers y Swan, altos funcionarios sauditas habrían donado millones de dólares a al-Qaeda para que no perpetraran actos violentos contra su territorio o intereses. Acompañado de esta especie de pago de protección, los sauditas harían la vista gorda con las actividades de ese grupo radical.
Los autores de The Eleventh Day trazan una línea que coloca a un alto funcionario de Arabia Saudita en California entrando en contacto con los primeros radicales en llegar a Estados Unidos, aquellos designados para pilotear los aviones secuestrados.
Según el recuento, se les dio una gira por el estado y se les brindó asistencia con dinero y alojamiento.
Summers y Swan alegan que hubo conexiones de alto nivel entre Arabia Saudita y los que llevaron a cabo los atentados.
“Cuando uno empieza a examinar las interconexiones, uno empieza a pensar que, por lo menos, en algún tipo de nivel, hubo colusión con altos funcionarios”, aseguró Anthony Summers.
Añade, sin embargo, que algunos sauditas no tendrían objeciones a que las 28 páginas excluidas del informe oficial sobre el 11-S fueran publicadas.
La objeción principal, dice, viene de las autoridades estadounidenses que, cuando son cuestionadas sobre el contenido de las páginas, ni siquiera reconocen que haya algo en ellas.
“Todo se reduce al petróleo. El ininterrumpido flujo de petróleo que es la razón de la llamada relación especial de Estados Unidos con Arabia Saudita”, concluye Summers.
“Equilibrio”
Robbyn Swan, por su parte, indica que el libro trata de ser lo más equilibrado posible cuando se trata de demostrar estos vínculos.
Como prueba de esto menciona que en el libro echan por tierra la popular teoría -que muchos medios daban por cierta- de que los sauditas y familiares de Osama bin Laden fueron evacuados por aire de Estados Unidos antes de que el espacio aéreo se reabriera tras los ataques.
No obstante, hay un dedo acusador contra el FBI por solo haber entrevistado un porcentaje muy reducido de sauditas y familiares de Bin Laden antes de que éstos abandonaran el país.
En general, los autores reparten la culpa de un evento -que creen que se hubiera podido evitar- entre la falta de rigor de las agencias de inteligencia, el silencio de Arabia Saudita, la circunspección del gobierno de EE.UU. y la turbia relación entre estos dos países.
La complejidad de los lazos se hace más pronunciada por el hecho -indican- de que Washington está usando a Riad para penetrar en Yemen, considerada como base de operaciones de al-Qaeda.
Pero el único interés de los sauditas en cooperar, alega el periodista británico, está en asegurar que el círculo cerrado de la familia real continúe en el poder y siga entrando el dinero. “El deseo de los sauditas es mantener el estatus quo”.
Publicado por ENSPO en 8:59 a.m.

6 comentarios:

Miguel dijo…

En el artículo se menciona brevemente el hundimiento del Maine como uno de los puntos turbios de la política de los EEUU.

En 1976, el almirante norteamericano Hyman Rickover demostró que la destrucción del barco no había sido responsabilidad de los españoles, y que los informes que se habían empleado en la época para declarar la guerra eran poco fiables y caían en contradicciones.

El libro de Rickover se encuentra disponible en español

http://labibliotecacubanadebarbarito.blogspot.com.es/2011/01/el-maine-y-la-guerra-de-cuba.html

http://www.casadellibro.com/libro-el-maine-y-la-guerra-de-cuba/9788430584956/583030

Por supuesto, es de digna de alabanza la investigación del almirante Rickover, pero es significativo que todo esto se conociera ochenta años después del conflicto, cuando en nada podía afectar ya a lo acontecido (del mismo modo que Bush hijo sólo reconoció que no había armas de destrucción masiva después de que ya hubiera tropas estadounidenses de ocupación en Irak).

1:40 p.m.

ENSPO dijo…

Muy buena aportación al tema, Miguel. Gracias.

1:59 p.m.

Asclepio dijo…

Reza el articulo “las referencias finales al Holocausto como ejemplo de una honesta búsqueda de la verdad”… ?? Parece una ironia mas que otra cosa cuando se esta refiriendo a la propaganda oficial del holocausto como “ejemplo de busqueda de la verdad”

3:50 a.m.

ENSPO dijo…

Es evidente que se trata de una ironía, pues el motivo de la entrada, y esto queda claro en el siguiente parágrafo si ya no lo estaba desde el principio, es denunciar el hecho de que las dudas sobre la credibilidad del discurso del poder se detengan de forma sospechosa y arbitraria en el punto de la narración oficial que llega al año 1945. Para luego dar un salto a las actuaciones de la Comisión Creel en la Primera Guerra Mundial. El documental enlazado se mantiene en esta línea asombrosa y hete aquí lo que quiere cuestionar nuestro artículo.

8:10 a.m.

ENSPO dijo…

Es evidente que se trata de una ironía, pues el motivo de la entrada, y esto queda claro en el siguiente parágrafo si ya no lo estaba desde el principio, es denunciar el hecho de que las dudas sobre la credibilidad del discurso del poder se detengan de forma sospechosa y arbitraria en el punto de la narración oficial que llega al año 1945. Para luego dar un salto a las actuaciones de la Comisión Creel en la Primera Guerra Mundial. El documental enlazado se mantiene en esta línea asombrosa y hete aquí lo que quiere cuestionar nuestro artículo.

8:10 a.m.

Anónimo dijo…

Pido disculpas de antemano por salirme del tema tratado, pero visto que se cita al Ecce Homo, les rogaría me den su opinión sobre la autenticidad del nuevo apartado 3 de “Porque soy tan sabio” y de otros fragmentos menores alterados o agregados, a partir de julio del 69 por los editores de posguerra del Archivo Nietzsche. La inautenticidad del libro “Mi hermana y yo” y las críticas despechadas que FN hace en ese texto contra su hermana y su madre se prestan a la sospecha. Tengo una edición alemana de 1909, y una traducción al castellano previa al 69 y en ambas no existen los cambios citados. (que sí aparecen en la edición de Alianza Ed.)
Ya que el hilo trata sobre la esencialidad impostora del sistema de ideas judeocristiano, con sus herramientas principales, la mentira la censura la coerción, me pregunto sobre la intencionada falsificación de algunos textos claves si no será que forma parte de tales métodos. Saludos cordiales.

7:53 p.m.

 

Anuncios

Acerca de hirania

i am a man!
Esta entrada fue publicada en EUROPA, Política, Propaganda. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s