“NO ASESINARáS”…

“MANOS BLANCAS”
hernesto Publicado: Vie Feb 07, 2014 12:39 pm

Este tema deberia titularse “Manos blancas”, el “pacifismo” y el “buenismo”, queriendo yo aquí llamar buenismo a las ideas del genial asturiano (adoptivo) y filósofo don Gustavo Bueno.

Quiero decir que, para variar de la temática local de Salas,creo muy digno de meditar lo que he leído en referencia al famoso mandamiento de la Ley de Moisés o Decálogo y es nada menos que la traducción real y verídica del “No matarás” es “NO ASESINARÁS”. Yo ya sabia que hay muchos errores de traducción en la Biblia.. pero esta aclaración viene a dar sentido y razón a la Historia de los últimos milenios… pues evidentemente, si como los pusilánimes y cursis pacatos quieren, el mandamiento fuese “No matar”, entonces “ni Dios” se libraría de haber pecado… Todas las condenas a la “pena capital” de los jueces serían “pecado”… e incluso todas las guerras habidas desde hace más de diezmil años… incluso la “Cruzada por la Libertad” del Presidente IKE sería criminal… (Evidentemente esta última frase es irónica, pues IKE jamás lideró niunguna “cruzada” por más que así se llamara un libro suyo).
Pero… para no demorar más entrar en el asunto, paso a copiar de
http://tradiciondigital.es/2014/02/06/un-delirio-llamado-manos-blancas/
….lo que sigue a continuación:

Un delirio llamado Manos Blancas

¿Quién no se ha emocionado al ver esas masas de jóvenes democráticos con las manos pintadas de blanco pidiendo paz? Yo me sentí conmovido en su día por ese despliegue abrumador de buenos sentimientos. Hasta leer este razonamiento del ateo Gustavo Bueno, quien descalifica esa ocurrencia como quimérica, inoperante y equívoca:

«No es suficiente salir a la calle con las manos blancas, como diciendo “yo no he sido” e invocando los Derechos Humanos y la no violencia. Aquí no se está discutiendo sobre Derechos Humanos, sino sobre España»

En un Estado de derecho no es necesario mostrar que se es inocente pintándose las manos de blanco y desgañitándose gritando obviedades como “No al terrorismo”. No, porque se es inocente mientras no se demuestre lo contrario en un proceso judicial con las garantías de la ley. Lo que deberían hacer los manifestantes -si realmente quieren el fin del terrorismo- es exigir a sus políticos y a su gobierno que detengan, juzguen y ejecuten a los asesinos.

¿No nos atrevemos a ejecutarlos -horca, garrote vil, decapitación…- tras la correspondiente sentencia judicial? ¿No nos atrevemos ni siquiera a condenarlos de por vida? Bueno; en ese caso los terroristas seguirán matando, porque les sale a cuenta. Y seguirán riéndose de los jóvenes que se manifiestan histéricamente con las manos pintadas de blanco; manos blancas que no ofenden, como bien se sabe, y que acaban resultando impertinentes. Manos mancas tan puras e inocentes que no se atreven a exigir la muerte de los asesinos orgullosos de serlo.

No hay otra. Ante una declaración de guerra –y el terrorismo lo es, una guerra contra los civiles especialmente inicua- caben dos respuestas: luchar o rendirse. Se lucha cuando se estima que se puede derrotar al enemigo a un coste razonable. Cuando no se puede derrotar al enemigo, lo procedente es capitular. O, como ahora se dice, “negociar”.

Capitular pudiendo derrotar al enemigo –la estrategia seguida por la izquierda- es una cobardía y una abyección insólita entre las naciones honorables. Pero establecer reglas unilaterales para atarse las manos luchando con armas inferiores a las del enemigo -la estrategia de nuestra derecha- es absurdo y contradictorio. Esa es también la propuesta de los maniblancos. No quieren que su gobierno se rinda al terrorismo etarra, pero tampoco exigen que el Estado, que tiene la obligación de defender sus vidas y haciendas, luche con todas sus armas legítimas.

El mal que no se puede evitar hay que sufrirlo con cristiana resignación, sin ningún tipo de aspavientos por tanto. Pero cuando el mal se puede erradicar es obligación hacerlo, sin excesos, pero sin tampoco sin complejos. No hay término medio.

Afortunadamente, parece que están descansando en paz, hace mucho que no se oye de ellos. Una alternativa razonable a la de hacer el ridículo… y confundir incautos.
====

COMENTARIO FIRMADO POR

Eiztarigorri
7 febrero, 2014 a las 8:46

Excelente artículo. Hace tiempo que el pacifismo infecta e infesta la Iglesia católica. Gustavo Bueno será ateo pero tiene un sentido común poco común, un sentido común que la Iglesia hace tiempo que ha perdido y ello porque ha renunciado a ver en los textos Sagrados de la Revelación la palabra de Dios. El quinto mandamiento de la ley de Dios era “lo tirtzaj” (no asesinarás) porque no matarás en hebreo es “lo tarlog.” El “matiz” se pierde en la traducción al griego, pero no importaba porque si miramos el resto de los textos bíblicos y el contexto bíblico, resulta muy claro el alcance de ese “No matarás” de la versión griega. Así, por ejemplo, Gen 23,7 aclara “no matarás al inocente y al justo.” Y en Gen 9,6 cuando Yavéh hace alianza con Noé, texto muy poco leido en nuestras iglesias hoy en día, se dice “El que derramare sangre humana, por mano de hombre será derramada la suya porque el hombre ha sido hecho a imagen y semejanza de Dios.” Es decir la pena capital se basa en que la violación de la vida del inocente en cuyo rostro resplandece la “imagen y semejanza de Dios” es un acto irreparable. La lectura superficial, es decir moderna, de los Evangelios pretende hacernos creer que los fariseos eran muy malos porque estaban en contra de que Jesucristo perdonase a los pecadores. Semejante interpretación es absurda pues los enemigos de Cristo cuando lo condenan a muerte parodian a la misericordia liberando a Barrrabás. Semejante interpretación está basada en un sentimentalismo barato y es impropia de un presbítero que debería saber que lo que odiaban los fariseos en Cristo no era que hiciera obras de misericordia. Los fariseos hacían muchas obras de misericordia. Lo que odiaban los fariseos es que el perdón de los pecados por parte de Jesúcristo manifiesta la divinidad del Hijo del Hombre, pues sólo Dios conoce el fondo del alma humana y por ello sólo Dios puede perdonar los pecados. De ahí la pregunta de los fariseos ¿Por quién se toma éste? Desgraciadamente al cáncer progresista en los seminarios nos obliga a tener que recordar lo evidente: que Jesucristo es el Hijo de Dios y no una mezcla de Ghandi y Martín Luter King y el día en que así sea habrá que darse de baja. Los modernos fariseos niegan el orden moral en el plano metafísico y, en consecuencia niegan el pecado original y la culpa. Así la incompatibilidad entre el cristianismo y la democracia se base en que la democracia al afirmar que el hombre es bueno por naturaleza llama mentiroso a Dios. Con ese mundo moderno la Iglesia sólo puede estar en guerra o en apostasía, no hay término medio. Todo lo demás son sofismas para no ser fiel al juramento de nuestra confirmación.

_________________
hernesto
===
Nota de HIRANIA89: Este post lo hemos copiado de http://amisalas.org/foro/viewtopic.php?t=4276

Anuncios

Acerca de hirania

i am a man!
Esta entrada fue publicada en Antropología, Asturias, Mitología, Moral, Religión. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s