la blasfemia: vergüenza e indignidad de la chusma

Murcia 2014: capital de la blasfemia carnavalesca

La descatolización de la Diócesis de Cartagena, al parecer como punta de flecha del resto de España (loado sea el Concilio Vaticano II y sus magníficos frutos), empieza ya a dar notas alarmantes de una soberbia diabólica que entra de lleno en el terreno de la blasfemia.

Esto es lo que hemos encontrado en la prensa regional murciana, aunque es muy probable que no sea lo único.
Blasfemia en Jumilla
El concejal jumillano del PP, Antonio Valero, parodiando una imagen de la Santísima Virgen María. Foto I.Mateo. La Verdad. Vídeo aquí.

Después del escándalo inicial, y de una campaña de recogida de firmas en favor del concejal blasfemo, Antonio Valero fue confirmado en el cargo y se aceptaron las disculpas por parte del párroco de Jumilla y las cofradías de Semana Santa, dando el visto bueno para la participación del concejal blasfemo en las procesiones de Semana Santa. Ahora bien, Antonio Valero Simón pidió disculpas a las personas, nunca a Dios mismo ni a su Santa Madre. Y si embargo, el párroco, en representación de la Iglesia, las aceptó, como era de esperar, por el bien de la “convivencia”, siempre la “convivencia”: “Mi paz os dejo, mi paz os doy; no doy Yo como da el mundo.”

¿Que se puede decir de las personas que, viendo insultadas a la madre carnal, callan y conceden, aceptando disculpas genéricas a las “personas” que “se hayan podido sentir ofendidas”, pero sin pedir disculpas directamente a la persona ofendida? ¿Y que tanto mas se puede decir si no hablamos de la madre carnal si no de la mismísima Madre de Dios, Madre de la Iglesia y Madre nuestra? Nos parece que en la “iglesia conciliar” ya no quedan hombres, sino que en los que hay, al parecer, por sus venas mas que sangre parece correr horchata de chufas. Todos fueron engañados e idiotizados. Los cristianos estamos llamados a ser caritativos, misericordiosos, piadosos y buenos, pero no inviriles, pánfilos, estultos, cobardes y, sobre todo, tibios… Si no tenemos dolor de Dios como cristianos estamos ya muertos por dentro: “El que se avergüence de mí en esta generación adúltera, Yo también me avergonzaré de el delante de mi Padre”. El que tenga entendimiento, que entienda.

Al parecer lo último de la historia es que Valero Simón ha sido denunciado por una asociación de abogados cristianos por atentar no contra Dios sino contra la libertad religiosa. Aviados estamos.
Blasfemia en Águilas

El carnaval de Águilas también se ha apuntado a la moda de la blasfemia, en este caso valiéndose de la Legión. ¿Cual ha de ser el nivel de descatolización en la Diócesis de Cartagena para llegar a estos extremos en el hasta hace poco tan cristiano y leal Reino de Murcia? No hace muchas décadas (unas 5 aproximadamente… ) aun era impensable que esto sucediera en Águilas y en toda la provincia murciana. Se puede decir que en la práctica Murcia está ya totalmente descatolizada cuando suceden estas cosas, cuando se permiten y cuando nadie ha pestañeado ni antes, ni durante, ni después de la grave ofensa a Dios nuestro Señor.

El carnaval blasfemo de Águilas

Blasfemia en Cabezo de Torres

El punto de podredumbre espiritual llega a tal nivel que los blasfemos se permiten potenciar la burla a base de un cinismo diabólico:

Consideran que «los carnavales están para divertirse» y creen que fue una simple parodia que «no pretendía hacer daño a nadie».

Además, se preguntan «¿si se puede hacer parodia de otras cosas, por qué no de esto?» a lo que añaden que creen que «lo hicimos con gusto y sin pasarnos». Para justificar esta aseveración, los integrantes de esta comparsa de carnaval aseguran que nadie los pudo ver ni riéndose ni haciendo mofa: «Al contrario», dicen, «desfilamos serios, muy bien caracterizados y sin guasearnos del tema». Además, creen que su disfraz hubiera pasado totalmente desapercibido de no haberse producido el caso de Jumilla, en el que uno de los disfrazados es concejal del Partido Popular. «Cuando entran los políticos todo se magnifica, nosotros no habríamos cobrado importancia sin esa polémica».

Uno de los miembros, que se manifiesta católico practicante, aseguró que en ningún momento lo vio ofensivo: «Si lo hubiera sentido así lo habría parado», dijo. Tal es el convencimiento de que no obraron mal que todos coinciden en asegurar que lo volverían a hacer, «como el domingo, de forma divertida y con respeto». Aun así, piden perdón «si a alguien hemos ofendido con esto, no era nuestra intención» y claman por la diversión y la alegría en el carnaval «que ya hay cosas muchas más importantes por las que preocuparse».

Menos mal que es católico prácticamente, y aunque sería interesante conocer quién es su párroco, por si el cura conociera al sujeto y le estuviera dando seguimiento pastoral, en realidad y por desgracia todo esto, aunque doloroso, no nos resulta sorprendente sino mas bien natural. No hay mas ciego que el que no quiere ver… los frutos del concilio. Y por cierto, notemos que de nuevo se pide perdón a las personas, nunca a Dios ni a su Santa Madre.

El carnaval blasfemo de Cabezo de Torres

Mas del Cabezo de Torres

Sirva lo siguiente como resumen representativo de lo que en son los carnavales, nos atreveríamos a decir que en toda España. Podemos apreciar espectáculos soeces en “horario infantil” y ante un público que está en gran parte compuesto de niños. Esto es lo que se llama educar en valores, empezando por los propios padres que llevan a los niños a esos desfiles y los hacen participar en ellos. También podemos ver como resulta de lo mas divertido disfrazarse de diablos. Todo para que los niños se vayan acostumbrado. “Es tan divertido ser demonio…”. Y por no dejar de llegar a la vulgaridad máxima no podía faltar el desnudo explícito (por cierto, ¿donde están las defensoras del honor de la mujer?), con la sonrisa cómplice del alcalde de Murcia, quién hemos de suponer alguna subvención dará a la pedanía para los carnavales blasfemos, irreverentes, inmorales y vulgares. El mismo alcalde que luego asiste en función de su cargo a fiestas religiosas de la Santísima Virgen, o, próximamente, de la Semana Santa.

No nos cansaremos de repetirlo: católicos, id contentos y felices a votarles, pero sabed, no conocéis a Dios, ni os lo han presentado los que tienen esa encomienda, porque ellos tampoco lo conocen, ya que si lo conocieran os habrían advertido y estas blasfemias nunca se hubieran producido en una tierra de verdaderos cristianos.

El carnaval travesti del Cabezo de Torres

Porno-carnaval del Cabezo de Torres 2014. ¿El hombre araña es un niño?

El alcalde de Murcia disfruta del porno-carnaval del Cabezo de Torres 2014

Demonios por doquier. Carnaval Cabezo de Torres 2014

La categoría del Carnaval Cabezo de Torres

La categoría del Carnaval Cabezo de Torres

No solo blasfemia, también irreverencia en Cabezo de Torres.

A los niños se les acostumbra desde pequeños a la blasfemia y la zafiedad

Vídeo que recoge al principio la blasfemia del Cabezo de Torres:

Con este panorama, y hasta donde sabemos, el Obispado de Cartagena tan solo se ha limitado a publicar esta escueta nota:

No todo vale en carnaval

Ante los hechos ocurridos en algunos de los carnavales celebrados en nuestra Región, en los que se ha representado de forma burlesca imágenes de la Santísima Virgen María y de la Pasión de Nuestro Señor Jesucristo, este Obispado manifiesta su rechazo a este tipo de expresiones en los que se juega con los sentimientos religiosos de todo un pueblo. Son muchas las personas que nos han manifestado su preocupación y disgusto por lo acontecido.

Tenemos constancia de las disculpas ofrecidas, pero, porque no todo vale en carnaval, rogaríamos que a la hora de organizar o participar en estos eventos, se respete la fe de los católicos, que, en referencia al tema que nos ocupa, tan dignamente representan las Hermandades y Cofradías, en estos momentos dedicadas a preparar con ilusión la vivencia profunda de la Semana Santa por medio de las procesiones, que se realizan en todos los pueblos y ciudades de nuestra Diócesis de Cartagena.

No nos parece que sea suficiente, y de tanta insuficiencia empezamos a entender el por qué se ha llegado a esta situación, que, nos tememos, irá empeorando si lo que se pretende (sin descartar que sea demasiada la pretensión… ) es defender el buen nombre de Dios y el de su Santa Madre apelando a que se respete la fe de los católicos. Creemos, porque el sentido común y la experiencia así lo dicen, que porque así se les pida, no lo harán, sino que tarde o temprano todo irá a peor. No causará efecto pedir respeto a unas personas que ya están tan alejadas de Dios y de la dimensión sobrenatural de la vida que son incapaces de comprender la gravedad de lo que hacen. Lo que hay que hacer, que es precisamente lo que se renunció a hacer con la pastoral conciliar, es educar a los bautizados para que sean fervorosos católicos y amen hasta el punto del dolor a Dios nuestro Señor y a Su Santa Madre, educando en la Verdad y en la Tradición. Lo que hay que hacer, en suma, es detener la descatolización masiva del Vaticano II y reconocer el fiasco que supuso tan lamentable acontecimiento para la salud de la Santa Iglesia. Ciego el que no lo vea.

Nótese, además, de la nota anterior, que del mismo modo que los blasfemos piden perdón a las personas que se sientan ofendidas pero nunca a Dios y su Santa Madre, la nota de lo que se queja es de que se juegue con los sentimiento religiosos de un pueblo, algunos de cuyos miembros están disgustados, pero no hay una denuncia explícita del hecho objetivo en sí de las miserables blasfemias. Esta elocuente sutileza nos parece de mucha gravedad.

Y como remate, resulta que en una reciente visita al Cabezo de Torres del señor obispo, D.José Manuel Lorca Planes, en la ofrenda floral que se hizo a la patrona, la Virgen de los Dolores, precisamente participó la Asociación del Carnaval del Cabezo de Torres.

Ofrenda floral Asociación del Carnaval Cabezo de Torres

Es evidente que estas personas tienen una nula educación religiosa, que habría que poner medios para educar cristianamente a los bautizados de la diócesis, y que habría que tener mucho mas cuidado en quién participa en determinados eventos, porque todo esto no es mas que otra burla para la Santa Iglesia justo en el rostro de sus propios pastores. “Sencillos como palomas, prudentes como las serpientes”. Si solo fuera prudencia lo que hace falta…

Ahora, como los mismos que han participado de estas blasfemias son los que también estarán en las procesiones de Semana Santa, no va a ser de extrañar que nos encontremos con mas blasfemias como hacer bailar a un trono de Cristo Resucitado al ritmo de waka-waka. Y es que, efectivamente, entonces no le hicieron el mas mínimo caso al señor obispo ni creemos que se lo vayan a hacer en el futuro. Y sin embargo, ¿seguiremos invitando a actos religiosos a los promotores de blasfemias? Lo dicho, Murcia, completamente echada a perder.

Ven pronto, Señor Jesús.

Fotos: La Verdad y La Opinión de Murcia.

FUENTE:
http://tradiciondigital.es/2014/03/10/murcia-2014-capital-de-la-blasfemia-carnavalesca/

Anuncios

Acerca de hirania

i am a man!
Esta entrada fue publicada en Antropología, EUROPA, sociedad. Guarda el enlace permanente.

Una respuesta a la blasfemia: vergüenza e indignidad de la chusma

  1. Eugenio Rey dijo:

    Hay dos clases de perdones. El que el cristiano, por serlo, tiene que otorgar a quien le ofende y el que el ofensor tiene que solicitar de Dios a través de su confesor. El primero es incondicional; es decir, no hace falta que el ofensor pida disculpas. Los mártires no esperaban a que su asesino le pidiera perdón por dispararles, ellos perdonaban que es lo que debe hacer cualquier bautizado. El segundo es cosa de la conciencia del ofensor. El cristiano debe aborrecer el mal pero amar al pecador; y si no puede tiene un problema grave que debe solucionar Cristo en su corazón. El cristiano no lapida a quien peca porque somos seguramente más pecadores que nadie y sabemos el poder del perdón (el de Dios, por supuesto, pero también el nuestro. para poder rezar el padrenuestro el cristiano tiene que perdonar a quienes les ofenden (…como también nosotros perdonamos a los que nos ofenden…). Con cristianos lapidando a pecadores, no me extraña que la iglesia esté como esté. Aconsejo leerse detenidamente el caso de la adúltera. Jesucristo no solo no la insulta sino que consigue que los que la iban a lapidar se fuesen con el rabo entre las piernas. La ofensa a Dios es infinita al lado de la nuestra y Dios perdona y nosotros no. ¡Pobres cristianos que no conocemos el poder maravilloso del perdón gratuito!

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s