¡Cuál es el juego de Putin?…frente al golpe de Maidan/Kiev…

10014640_836638656352168_2064724364_n xxx

La Alianza Inestable Entre los Nacionalistas y las “Oligarquías Sionistas” en Ucrania

dE/13 Marzo de 2014

Kevin MacDonald

La versión oficial de los medios de comunicación occidentales sobre Ucrania es que el “Pueblo Ucraniano” se ha liberado a sí mismo del gobierno malvado y corrupto de Yanukovich. El papel de los nacionalistas en la caída del anterior gobierno y su presencia en el nuevo ha sido minimizado, con garantías dadas por las organizaciones y escritores sionistas en el NY Times de que las quejas de Putin sobre el incipiente fascismo y antisemitismo no eran sino argumentos cínicos para dar legitimidad a la agresión rusa.

¿Qué le ha ocurrido al tradicional miedo sionista/liberal sobre los nacionalistas blancos, particularmente aquellos que han jugado un papel prominente en la Revolución Maidán?

Para corregir todo esto, el diario LA Times ha publicado un artículo de opinión de un académico liberal convencional, Robert English, Director de la USC School of International Relations (“La amenaza ucraniana desde dentro: los neofascistas son una amenaza tan grande para Ucrania como las acciones de Putin sobre Crimea”). La principal tesis del profesor English es que debido al prominente papel de los nacionalistas ucranianos en el nuevo gobierno, los ucranianos de etnia rusa tienen miedos legítimos.

Actualmente es muy popular considerar al presidente ruso Vladimir Putin como un paranoico que ha perdido el contacto con la realidad. Pero es importante prestar atención a su denuncia contra los “extremistas neofascistas” que hay dentro del movimiento que derrocó al anterior gobierno ucraniano y en las filas del nuevo. La obtención de poder de los ultranacionalistas ucranianos no es una amenaza menor para el futuro que las maniobras de Putin en Crimea. Estos ultranacionalistas son gente odiosa con una ideología repugnante.

El partido de Svoboda, que ha obtenido cinco puestos clave en el nuevo gobierno ucraniano, incluyendo el adjunto al primer ministro, el ministro de defensa y fiscal general del estado. La llamada de Svoboda para abolir la autonomía que protege la herencia rusa de Crimea y su presión hacia el voto parlamentario para degradar el idioma ruso, son provocaciones flagrantes para los millones de rusos étnicos que hay en Ucrania y una estupidez increíble durante los primeros pasos del gobierno en un país dividido.

Estas acciones generaron, en mayor medida que la propaganda rusa, una rápida inseguridad en Crimea…

Svoboda, el sector de la derecha y otras organizaciones ucranianas de extrema derecha… son grupos cuyas jóvenes legiones embrutecidas todavía llevan símbolos como la esvástica, cuyos líderes han alabado públicamente numerosos aspectos del nazismo y que veneran al líder nacionalista de la Segunda Guerra Mundial Stepan Bandera, cuyas tropas colaboraron ocasionalmente con las de Hitler y masacraron miles de polacos y judíos.

Pero más temibles que la manipulación del pasado que hacen estos partidos, son sus planes para el futuro. Ellos han defendido abiertamente que el lenguaje ruso no sea enseñado en las escuelas ucranianas, que la ciudadanía es solo para aquellos que aprueben exámenes de lenguaje y cultura ucraniana, que solo ucranianos étnicos puedan adoptar huérfanos ucranianos y que los nuevos pasaportes deben identificar la etnia de sus propietarios – ya sea ucraniana, polaca, rusa, judía u otra.

De nuevo vemos la naturaleza venenosa de muchos nacionalismos europeos, como Tom Sunic nos ha recordado en numerosas ocasiones. Las acciones anti-rusas son aconsejadas de manera enfermiza, teniendo en cuenta la presencia cercana de una inmensa superioridad militar rusa y de un gobierno ruso con buenas razones para ver como inaceptable el resultado de que Ucrania se una a la OTAN y a la Unión Europea. El pasado genocidio que tuvo lugar durante la era soviética todavía es una cuestión notablemente dolorosa para los nacionalistas ucranianos – algo lógico por otra parte, aunque los rusos argumenten que los rusos étnicos no dominaban el gobierno soviético durante las primeras décadas de la era soviética, precisamente las mas criminales, y de hecho, los rusos étnicos fueron las primeras víctimas del régimen soviético junto a los ucranianos. Además, como señala Andrew Joyce, los nacionalistas ucranianos son conscientes de la opresión económica sionista y de su responsabilidad en el genocidio ucraniano de los años 30.

Sin embargo, un nacionalismo ucraniano racional hubiera preferido una partición étnica antes que la afirmación del dominio étnico sobre áreas como Crimea, principalmente poblada por personas de etnia rusa; ellos no hubieran querido ser parte de la Unión Europea, cuyo objetivo es la erradicación de todas las identidades nacionales.

El Profesor English comenta:

¿Es tan difícil comprender el estado de shock de los rusos cuando vieron a los oficiales de los Estados Unidos (como el Senador John McCain) flirtear con extremistas que han sido denunciados como antisemitas, xenófobos, incluso neonazis por numerosos grupos humanitarios y anti-difamación? ¿O cuando tomaban fotos y distribuían comida entre los líderes de las protestas, mientras sus compinches repartían ejemplares de “Los Protocolos de los Sabios de Sion” en la Plaza de la Independencia? En las pocas ocasiones en las que se reconocía este extremismo, se le quitaba hierro al asunto afirmando: “Es cierto, el nuevo gobierno no es perfecto, pero la moderación prevalecerá pronto”.

Debemos suponer que neoconservadores como McCain y Nuland (y generalmente las élites occidentales) ven la presencia de los nacionalistas ucranianos como un problema superable, dada la hostilidad de los neoconservadores hacia todo tipo de nacionalismo (excepto el nacionalismo en Israel). Por supuesto, ellos pueden haber calculado de forma incorrecta y se han metido en la boca más comida de la que pueden masticar. Israel Shamir describe los eventos como una “Revolución Marrón”, en la que Ucrania “ha quedado bajo el control de una coalición de ultranacionalistas ucranianos y otras oligarquías (principalmente sionistas)” que han obtenido una gran riqueza saqueando Ucrania: “Durante años el país ha sido saqueado por los oligarcas que desviaron los beneficios hacia los bancos occidentales, llevando al país al borde del precipicio”.

Esta coalición de nacionalistas y explotadores, principalmente oligarcas sionistas, es, cuanto menos, inestable. El Profesor English se equivoca al escribir que si los nacionalistas han tenido éxito en sus propósitos, nunca menciona las poderosas y numerosas fuerzas que hay contra ellos. Durante más de un siglo, el principal empujón a la riqueza y el poder sionista en la diáspora se ha hecho en contra de los principales nacionalismos locales – de ahí el fuerte apoyo de los sionistas a la Unión Europea, a las fuertes inmigraciones y a la sustitución de población blanca que tiene lugar a lo largo de todo occidente.

En el análisis final, Ucrania no es una excepción. Yo estimo que las principales oligarquías sionistas y sus aliados occidentales harán cualquier cosa para marginar a los nacionalistas y unir lazos con occidente. Estas fuerzas pro-occidentales son realmente una combinación muy poderosa.

El Profesor English señala las consecuencias para los rusos étnicos en las antiguas repúblicas soviéticas:

La preocupación rusa está bien fundada. Desde el colapso de la Unión Soviética, millones de rusos étnicos o rusófonos han resistido la perdida de la ciudadanía en las repúblicas bálticas (donde muchos han vivido durante generaciones), han sido expulsados de sus trabajos y sus casas en Asia Central y han sufrido una violenta discriminación en Georgia (la principal causa de la guerra de 2008 con Rusia, ampliamente ignorada en occidente).

Semejante resultado es lamentable por el desplazamiento de los rusos, pero estas cuestiones han sido en gran medida equilibradas por la creación de estados étnicamente homogéneos en áreas de la antigua Unión Soviética y otros lugares de Europa. Como ya señalé en una ocasión anterior:

Durante los últimos 150 años, la tendencia general en Europa ha sido hacia la creación de estados basados en la etnia – “etnoestados”. Esta tendencia no acaba tras el final de la Segunda Guerra Mundial. En Europa, a la guerra le siguió una forzada migración de gentes – principalmente alemanas – para crear estados étnicamente homogéneos. De hecho, el punto culminante de la homogeneización étnica en Europa fueron las dos generaciones que siguieron a la Segunda Guerra Mundial.

El Profesor Jerry Z. Muller escribe:

“Como resultado del proceso masivo de separación étnico, el ideal etnonacionalista fue en gran medida llevado a cabo: para la mayor parte, cada nación en Europa tenía su propio estado, y cada estado estaba hecho por un nacionalidad étnica única. Durante la Guerra Fría, las pocas excepciones a esta regla fueron Checoslovaquia, la Unión Soviética y Yugoslavia. Pero el destino subsecuente de estos países solo demostró la vitalidad del etnonacionalismo”.

Este punto es crucial. Mientras la reciente expansión del imperio de la Unión Europea ha dado lugar al surgimiento de una retórica que supera al concepto de nación, esta ha sido realmente acompañada por una sorprendente multiplicación de etnoestados, por la fragmentación de Yugoslavia y de la antigua Unión Soviética – por no mencionar la división checa y eslovaca.

Lo que está ocurriendo en Ucrania es precisamente este proceso de ruptura en estados étnicamente homogéneos, ayudados por el ejército ruso y disparados por la agresiva intervención de los gobiernos occidentales y las ONGs. El hecho de que esta separación étnica no sea deseada por la Unión Europea y los neoconservadores puede dar lugar, finalmente, al uso de la fuerza militar por parte de Putin para defender los legítimos intereses rusos.

Desde el punto de vista de un nacionalismo étnico universal, como por ejemplo, el mío propio, la mejor solución posible seria la ruptura en una zona de dominio ruso y una Ucrania dominada por los nacionalistas ucranianos. No hace falta imaginar la furia de los neoconservadores si esto llegase a ocurrir, y las recriminaciones que se llevarían a cabo contra la administración Obama y otros gobiernos occidentales por no haber sido lo suficientemente agresivos.

Pero la separación de Ucrania en dos sectores, uno ruso y otro ucraniano, no hubiera sido nada extraordinario, nada diferente de la ruptura de Checoslovaquia o Yugoslavia. Sin embargo, las elites occidentales se vendieron para llegar a un acuerdo con Rusia, que ve que semejante división es completamente ilegítima.

El profesor English, siendo un liberal convencional, recomienda finalmente que los Estados Unidos deberían oponerse fuertemente a los nacionalismos:

¿Por qué no nos aliviamos de estos miedos (legítimos de Rusia) mediante la denuncia a la fuerza de los etnonacionalismos y abrazamos los derechos de las minorías como vitales para la estabilidad de la democracia ucraniana que queremos promover? Teniendo en cuenta nuestra propia hipocresía – no violar acuerdos (excepto aquel de no expandir la OTAN más hacia el Este), no invadir países bajo falsos pretextos (excepto Irak) y no apoyo movimientos minoritarios secesionistas (excepto Kosovo) – ¿Por qué no deberíamos tratar de recuperar la credibilidad de los Estados Unidos estando a la altura de nuestros principios en este caso tan crítico? El Parlamento Europeo en 2012 condenó el racismo de Svoboda, el antisemitismo y la xenofobia por ser “contrarios a los principios y valores fundamentales de la Unión Europea”. Los Estados Unidos no deberían dudar en hacer algo parecido ahora. No es solo algo correcto, también seria abrir una puerta al compromiso con Rusia sobre esta peligrosa crisis. Permanecer en silencio equivale a enviar un mensaje equivocado a los extremistas de ambos bandos.

El Profesor English va a ser felicitado por su corta lista de hipocresías occidentales. ¿Por qué debería ser el apoyo a una Crimea étnicamente homogénea diferente del apoyo a un Kosovo étnicamente homogéneo?

Pero él no tiene que preocuparse. Por supuesto, los Estados Unidos no quieren realmente una victoria de los nacionalistas ucranianos y moverán cielo y tierra para derrotarles si llegan a obtener un poder decisivo en el gobierno. Pero por ahora, las élites occidentales se sienten confortables propagando la ficción de que la revolución no era más que una señal del amor por la libertad de los ucranianos que quieren vivir en el mejor de los mundos posibles, la Unión Europea.

En conclusión, la larga campaña occidental para desestabilidad Ucrania mediante el apoyo de las elites occidentales es una violación intolerable de los intereses étnicos y nacionales legítimos de Rusia. El señor Putin ha marcado su línea roja y puede expandirse a lo largo del Este de Ucrania, generando peligro para todos. Las élites occidentales no tienen a nadie a quien culpar, excepto a ellos mismos.

Traducido por Dani H.
Comparte:

Print
Digg
Facebook
Google Bookmarks
email
Meneame
PDF
RSS
Twitter

Etiquetas: Dani H., Kevin MacDonald
10Respuestasa “ La Alianza Inestable Entre los Nacionalistas y las “Oligarquías Sionistas” en Ucrania ”

Opinando En 28 Marzo, 2014 en 18:21

Pravy Sektor se manifiesta en las puertas del parlamento ucraniano en protesta por el asesinato de uno de sus líderes por las Fuerzas Especiales de Ucrania:

olrik En 28 Marzo, 2014 en 19:26

La principal cuestion es que en Ucrania habia un gobierno elegido democraticamente , como tanto les gusta decir a los liberales y democratas, y resulta que con el apoyo de estos se ha derrocado a ese gobierno legitimo y legal para imponer uno ilegal e ilegitimo a conveniencia del decadente y enfermizo occidente demoliberal y sionista. Asi son las cosas.
Antisionista En 28 Marzo, 2014 en 21:14

Insisto en que medio millón de ucranianos “liberados” y “democratizados” obtendrán un visado para instalarse pronto en España.
Por el Sur invasión subsahariana y desde el Este otra invasión de apátridas renegados buscando cumplir aquí los sueños imposibles y las patrañas con las que han sido intoxicados.
Imperivm En 28 Marzo, 2014 en 21:38

Desgraciadamente estamos pagando los Errores de los Imperialismos burgueses del S.XIX que No solo fueron parte de la causa del detonante de las siguientes Guerras Civiles europeas, sino que actualmente No habra un auténtica Europa Unida hasta que No esten definidas las actuales fronteras en disputa (no sólo en Ucrania) bajo Etno Estados antes que el fracaso de los posteriores Estados Sovieticos o Liberales.

Mientras No se haga esta participación consensuada y pacífica,los europeos estaremos condenados a ser constantemente “manipulados” por estas Mafias amantes del Dinero y la explotación de los Pueblos.
En un nuevo escenario dónde ahora más que Nunca necesitamos una Europa fuerte y Unida que haga frente al Imperialismo Americano Sionista.
olrik En 28 Marzo, 2014 en 23:36

Gloria y Honor A Eurasia

Dedicado al Tovarich Putin
Cacion cosaca tradicional ” na da para mi”

Viva Eurasia Libre del sionismo!
Ricardo Lanzas En 29 Marzo, 2014 en 10:34

Tan sionistas son los unos como los otros,eso es una realidad que debe ser aceptada, aunque sea para hacer un correcto análisis de la situación. Lo demás no deja de ser, un motivo para interesantísimos debates,pero que cojean por simples simpatías, fobias o filias, de conveniencia. Que a la mayoría de nosotros por ser nacionalistas europeos, nos atraiga la consecución de la Gran Madre Europa, no nos puede cegar los cantos de sirena de un Putin y mucho menos de un Obama para ser consecuentes. Ninguno de ellos es la solución para Europa, porque los dos son partidarios de la destrucción de Europa, de imponer su visión de ese mismo Gobierno Mundial,de imponer sus tesis y conseguir imponérsela al Mundo, de tener la primera posición en el podium. Pero, que quede claro, los dos luchan por el mismo objetivo,todo queda reducido a quién de los dos sectores. Pero la imposición de “el elegir “uno de ellos, el “apostar” por uno de ellos, por ser el mal menor, lo considero suicida, siempre así lo he visto y siempre lo he rechazado y deplorado,jamás me lo he planteado por ser enemigos míos tanto los unos como los otros, en nuestra querida Piel de Toro y en Europa. Parafraseando, con perdón por la herejía,a los Reyes Católicos,”Tanto monta, monta tanto Putin como Obama” y a quién obedecen. Desde 1917, siempre ha sido así y eso no va ha cambiar, a no ser que lo hagamos nosotros los nacionalistas de Ucrania, de Rusia, DE EUROPA.

En España hemos tenido un ejemplo igual o muy parecido a lo que ha sucedido en Ucrania, fueron los hechos acontecidos en 1934, con la mal llamada “revolución de Asturias” – que no fue otra cosa que un fracasado golpe de la izquierda contra el legítimo gobierno de la República y contra ella misma, en la que la Falange se vio obligada a apoyar físicamente al ejercito republicano e impedir con ello, la instauración de una república popular de corte soviético en España, a pesar de repudiar a la propia República liberal-masónica del 31.Con ello,la Falange NO traicionó sus ideales ni su objetivo de construir,la Revolución Nacional-Sindicalista y revolucionaria. Dejemos a los ucranianos hacer la suya, pues de ella, quién sabe, podrán surgir otras en el resto de Europa,incluida Rusia, que den paso a la Gran Madre Europa que todos deseamos. Por cierto, los nacionalistas ucranianos, ya exigen la destitución del presidente, en su presidencia temporal, hasta las elecciones de mayo.Ya dan señales de realizar su propia Revolución Nacional Ucraniana, y esa no será apoyada por ninguno de los dos siervos del Gobierno Mundial, y sus colaboracionistas gobiernos de la Europa ocupada al uno y otro lado del Nieper.

¡¡¡EUROPA, DESPERTA!!!
¡¡¡CAMARADAS DE EUROPA, DESPERTAD!!!
Mierda para Putin En 29 Marzo, 2014 en 13:58

Putin y sus ultracapitalistas magnates del sector energético son la misma mierda que gobierna la UE. Eurasia es un cuento, lo que hay detrás de Putin es un imperialismo chovinista ultracapitalista que busca anexionar todos los países limítrofes para explotarlos, exactamente como USA. Además los nacionalistas rusos sufren una terrible represión por parte de Putin, mientras los comunistas reciben apoyo y entrenamiento del ejército ruso. Putin es el nuevo Stalin que quiere exterminar nacionalistas, tanto ucranios como rusos.
Putin imperialista En 29 Marzo, 2014 en 19:11

Mucho se habla del imperialismo yanki…y el imperialismo ruso ultracapitalista de los oligarcas de Putin?? Y la terrible represión que padecen los nacionalistas rusos a manos del dictador Putin? y de la inmigración masiva provocada por Putin para enriquecer a sus oligarcas ultracapitalistas?
Alaric En 30 Marzo, 2014 en 17:51

Olrik:

Un matiz importante, al menos para quien suscribe, a saber, que una cosa es Eurosiberia, que reúne a Europa, Ucrania, Rusia, la consecuente Siberia, etc, pobladas fundamentalmente por pueblos de origen europeo y hermanos; otra muy diferente y por el contrario, cómo no, es Eurasia, que reúne, aparte de los propios de Europa y diría un servidor que con cierta perversión conceptual ex profeso, a pueblos muy diferentes y, por ende, muy distantes biológica, anímica y culturalmente, sin ir más lejos, todos los que conforman Asia, muy lejos en todo, por lo general y reiterándolo, de nuestra gran patria, Europa; estando entre los pueblos asiáticos, curiosamente, uno nacido a orillas del Jordán, a saber de nuevo, el de Israel.

Pero bueno, en el fondo, no es más que un matiz, eso sí, que conviene no olvidar, pues suele ser pasado por alto; bien que, en ocasiones, es pasado por alto, justamente, por un interés muy concreto… Aunque intuyo que no es tu caso.

¡Salud!
Alaric En 30 Marzo, 2014 en 19:44

Por cierto, decía el gran Pedro Calderón de la Barca que «no es menester el traidor, siendo la traición pasada…»

Y es que leía un servidor hace unos días la siguiente noticia: “Asesinado a tiros uno de los líderes del partido ultraderechista ucraniano” (*). No me sorprendió. Pero sí que me llamó la atención que el finado, Alexander Muzichko, otrora alias “Sashko Bilyi”, hubiera participado, a la cabeza de un grupo de “nacionalistas ucranianos”, supuestamente cristianos ortodoxos, junto a la guerrilla terrorista chechena islamista wahhabita capitaneada por el también hoy finado Shamil Basáyev, entre 1994 y 1995, contra Rusia y, en lógica consecuencia, a favor de los intereses (geopolíticos) del sempiterno tándem Tel Aviv / Washington; bien que también de los de su lacayo Riad.

Así y nuevamente, ello no hace si no redundar en el convencimiento de quien suscribe de que, desde hace décadas y décadas, el 90 % si no más de la extrema-derecha europea, consciente o inconscientemente, activa o pasivamente, directa o indirectamente, de lleno o de carambola, por vana “inteligencia” o por profunda idiocia, actúa a favor de los intereses liberales, atlantistas, mundialistas y prosionistas.

Pero no pasa nada, porque a buen seguro que todavía no lo hemos visto todo en el “área”…
¡Salud!

(*) http://www.europapress.es/internacional/noticia-ucrania-asesinado-tiros-alexander-muzichko-lideres-partido-ultraderechista-20140325071406.html

FUENTE:
http://www.tribunadeeuropa.com/?p=18928&cpage=1#comment-88887
NOTA DE HIRANIA89:
La fotografia de arriba parece informar sobre una amistosa entrevista entre Angela Merkel y Vladimir Putin… Alguien malicioso ha insinuado que la otrora joven militante –y desnudista– de las Juventudes de la DDR… tiene miedo a los perros… Desde luego, los alemanes en general son amigos de los perros –no sólo de los de raza– y para demostrarlo basta saber que durante la II GM en el Reich se estableció una cartilla de racionamiento para garantizar la alimentación de los canes.

Anuncios

Acerca de hirania

i am a man!
Esta entrada fue publicada en Antropología, Política, Rusia, Ukrania. Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s