Gibraltar define la posición y la política exterior de España

 

Pio MOA:

Gibraltar define la posición y la política exterior de España

 

Dentro del seminario sobre Gibraltar, el profesor de derecho y economía Guillermo Rocafort  habló el viernes pasado sobre cómo se echó a perder en la transición la histórica victoria obtenida por la diplomacia franquista sobre Inglaterra en la ONU. Londres jugó con el cuento de la “entrada en Europa”, como decían los botarates que gobernaban España exhibiendo su incultura histórica y política. Así impresionados, los políticos de la transición se inclinaron a aceptar la humillante, parasitaria y por todo concepto perjudicial presencia de la colonia. Esto ya se vio claramente en la Constitución, un tanto chapucera, como he mostrado en La Transición de cristal y que, como ha observado Rocafort, admitió el término “nacionalidades” contrario al aserto de España como nación única e indivisible… y se olvidó por completo de Gibraltar. Lo comparó el conferenciante con Argentina, cuya Constitución establece la reivindicación permanente de las Malvinas, o a Guatemala con respecto a Belice, en cuya frontera hay con frecuencia muertos, de los que no se habla fuera, debido a la política de los ingleses de ir ampliando solapadamente la frontera. Señaló también que Inglaterra ha reconstruido un peculiar imperio a base de refugios o paraísos fiscales, casi todos los cuales pertenecen a ese país, y que incluyen precisamente a Gibraltar, Malvinas o Belice entre otros.

Como es sabido, el cierre de la verja de Gibraltar convirtió el peñón en una ruina económica, cada vez más costosa económica, política y moralmente para Londres. En cambio la apertura de la verja por el PSOE (lo primero que hizo al llegar al poder en 1982), hizo de la colonia y base militar inglesa un emporio de negocios oscuros y contrabando. Así, Gibraltar, cuya riqueza le permite eliminar impuestos, ejerce una enorme presión parasitaria sobre la zona en torno, haciendo de ella la de más elevado paro de España e incluso de Europa.  Y ejerce asimismo una influencia corruptora sobre las autoridades no solo de Andalucía, sino del resto de España, financiando asimismo periódicos, pagando a periodistas y políticos, etc. El conferenciante hizo notar que las facilidades otorgadas a la colonia por la junta de Andalucía y los gobiernos de PSOE y PP tienen probablemente contrapartidas en sobornos, blanqueo de capitales y dinero negro: un supuesto con altas probabilidades de ser cierto. Y hay otro factor a considerar: Gibraltar ha sido la sede de reuniones de separatistas, especialmente vascos y catalanes,  que muy posiblemente reciban también dinero de la colonia. Tal como en el siglo XIX fue centro de conspiraciones y pronunciamiento militares que mantenían a España en una semidesestabilización permanente.

También se expuso otra de las mentiras sembradas por los ingleses: que la colonia supone un gran alivio económico para el entorno, al ofrecer entre 10.000 y 13.000 puestos de trabajo. Cifra disparatada para un territorio muy pequeño y sin apenas producciones propias, pero a menudo aceptada en España; y doblemente grotesca cuando la zona padece un desempleo tremendo. Con motivo de alguna restricción al paso de personas por la verja, y a fin de no perjudicar a los trabajadores españoles, se habilitó un paso especial para ellos, que solo tenían que documentar la empresa en que trabajaban. El permiso solo fue solicitado por un centenar y medio de personas…

Estos hechos nos acercan al crucial alcance político e histórico de  esta invasión de nuestro territorio por una potencia que, por ese mero hecho no puede ser amiga, sino hostil a España, aunque se entienda muy bien con los partidos y políticos españoles. En suma,  la invasión colonial afecta al núcleo mismo de nuestra política internacional y posición en el mundo. No solo ocupa el centro mismo de nuestro eje defensivo como base militar y de espionaje, sino que convierte a España en un estado lacayo por obra de sus políticos. Es como una sanguijuela que chupa el valor y las energías del país.

Además, la presencia de esta base, así como de las useñas, pone innecesariamente a España en el punto de mira de los proyectiles nucleares rusos, y nos obliga a actuar de peones de los intereses de la OTAN –es decir, de intereses anglosajones–. Así, el ejército español es obligado por los políticos a intervenir en acciones sencillamente criminales como la destrucción del estado y la sociedad libios. O a cooperar en agresiones a Siria. O a provocar y hostigar a Rusia, que en principio no nos amenaza (ni amenaza a la UE o a la OTAN, basta constatar la aplastante superioridad de los presupuestos militares de estos sobre los rusos. La amenaza es contra Rusia). Operaciones de interés ajeno, bajo mando ajeno y en idioma ajeno.

Otro caso revelador del abyecto servilismo de la actual clase o chusma política fue la intervención a favor de movimientos disgregadores en Yugoslavia, con una política que podría aplicarse a la propia España. Dato poco conocido es que el partido cristianodemócrata alemán incluye en sus programas el “derecho de autodeterminación” (reconocido por la ONU solo para las colonias, pero no para Gibraltar), pensado para la reunificación alemana y aplicado luego en Croacia. Quizá esto ayude a entender algunos aspectos de lo que ocurre con los separatismos catalanes.

    Es preciso tener en cuenta la importancia de la posición geoestratégica de España, que aboca al país a la neutralidad o a funcionar como títere de potencias más poderosas. La mera presencia de la colonia –cosa que no toleraría casi ningún país del tercer mundo–, auspiciada por  los actuales políticos, convierte a España en un país de pandereta,  tratado con desprecio o condescendencia como peón o lacayo. Y esto debe denunciarse. Porque, no casualmente, esos partidos y políticos son también los que han financiado a los separatismos, premiado a la ETA, promovido un creciente despotismo LGTBI o falsificado radicalmente la historia ¡por ley! De modo que el problema de Gibraltar está ligado estrechísimamente a toda la política exterior e interior de España. En cierto sentido condensa todas las miserias de la política actual.


FUENTE:

https://gaceta.es/opinion/gibraltar-define-la-posicion-internacional-y-la-politica-de-espana-20180416-2114/

Anuncios

Acerca de hirania

i am a man!
Esta entrada fue publicada en España y etiquetada . Guarda el enlace permanente.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s