VICTOR SUVÓROV: EL ROMPEHIELOS

EL ROMPEHIELOS

VICTOR SUVOROV

, 2015

  • Formato:EPUB – DRM
  • Editorial:PLANETA
  • Lengua:CASTELLANO
  • Año edición:2015
  • ISBN:9788408145608

En Papel por 26.00 €

 

El rompehielos o ¿quién empezó realmente la segunda guerra mundial?, un ensayo imprescindible en el ámbito de los libros de historia, y sin duda la obra más importante del historiador, escritor y analista militar Víktor Suvórov, es una obra absolutamente revolucionaria porque, por primera vez, se pone en duda la verdad establecida sobre el inicio de la segunda guerra mundial. Tras décadas de exhaustiva y meticulosísima investigación, Suvórov sacude la conciencia de Occidente con su punzante teoría: al contrario de lo que siempre hemos creído, Hitler no fue el causante de la segunda guerra mundial, sino que fue Stalin quien utilizó a Hitler de «rompehielos» para expandir el comunismo por toda Europa. Es decir, que para poder vencer al monstruo del nazismo Occidente claudicó ante el monstruo del estalinismo, lo cual tiñe de claroscuros la blanca y complaciente versión oficial de los hechos.

Un libro lúcido y de lectura obligatoria para los amantes de la historia, y para todos aquellos que dudan de que la historia sea tal y como nos la han contado.

FUENTE:

https://www.casadellibro.com/

Anuncios
Publicado en ALEMANIA, Rusia | Deja un comentario

dialéctica de imperios…

 

 

Carlos Galicia de la Fuente

 

Los Estados nacionales ya fueron superados ante la nueva política surgida de la derrota de Europa en la Iª GM. Entonces se evidenció la necesidad de crear unidades políticas más grandes y poderosas para poder conservar la libertad, independencia y soberanía del conjunto de naciones decimonónicas inermes ante el desafío de los nuevos imperios emergentes (URSS, USA, China..) . Fue entonces cuando John Mackinder, Karl Haushofer, y otros … empezaron a valorar la importancia de la geopolítica y a hablar de la política de bloques que llegó a tener tanta relevancia sobre todo en el III Reich.
Sólo dentro de una macroestructura como la ofrecida por los antiguos Imperios se habían podido salvaguardar las libertades e identidades de los distintos pueblos que los formaron . Y sólo con estructuras semejantes los pueblos, regiones o etnias de que tan rica es Europa aquellos podían sobrevivir. El marco del Reich, del Heilige Römische Reich Deutscher Nation o antiguo Sacrum Imperium Romanum Nationis Germanicæ o de su último Reich o III Reich ofrecía las condiciones adecuadas para su supervivencia. Ni que decir tiene que con la derrota ABSOLUTA de este último Reich, los pueblos europeos han quedado a la intemperie sin un Dasein claro que le preste unidad política ni fuerza para defender y salvaguardarlos frente a la voracidad insaciable del capitalismo financiero, o sea del nuevo Imperio Mundial . Un falso intento de dotar de unidad cohesión y fuerza a Europa en la unidad y la diversidad fue la creación de la Unión Europea pero teniendo en cuenta que entre sus patrocinadores se encontraban los vencedores de 1.945 , es decir, sus propios enemigos el proyecto estaba abocado al desastre que contemplamos hoy.
En este contexto hablar de autonomías es abonar el terreno a quienes quieren dinamitar a Europa en pro de una falsa superestructura burocrática que fagocita más y más soberanía de los antiguos Estados nacionales que si bien ya fueron superados hoy se revelan como la última trinchera abandonada que puede servirnos frente a ese poder cada vez más tiránico, CENTRALIZADO y masificador que se ejerce desde la Unión Europea feudataria del NOM.

https://www.facebook.com/carlos.galiciadelafuente

Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , | Deja un comentario

“¡YA HEMOS PASAO!” / Celia Gámez

Celia Gámez – ¡Ya hemos pasao! (Chotis)

 

https://www.youtube.com/watch?v=ijwoGa3Hfmw

https://youtu.be/ijwoGa3Hfmw

 

 

https://www.youtube.com/watch?v=ILyQjVpTYSI&list=RDILyQjVpTYSI&t=3

https://youtu.be/ILyQjVpTYSI

 

¡YA HEMOS PASAO! (Chotis) Era en aquel Madrid de hace dos años, donde mandaban Prieto y don Lenín. Era en aquel Madrid de la cochambre, de Largo Caballero y don Negrín. Era en aquel Madrid de milicianos, de hoces y de martillos, y soviet. Era en aquel Madrid de puño en alto, donde gritaban todos a la vez.

¡No pasarán!, decían los marxistas. ¡No pasarán!, gritaban por las calles. ¡No pasarán!, se oía a todas horas por plazas y plazuelas con voces miserables. ¡No pasarán! ¡No pasarán!, la burla cruel y el reto. ¡No pasarán!, pasquín de las paredes. ¡No pasarán!, gritaban por el micro, chillaban en la prensa y en todos los papeles. ¡No pasarán!

Este Madrid es hoy de yugo y flechas, es sonriente, alegre y juvenil. Este Madrid es hoy brazos en alto, y signos de facheza, cual nuevo abril. Este Madrid es hoy de la Falange, siempre garboso y lleno de cuplés. A este Madrid que cree en la Paloma hoy que ya es libre así le cantaré.

¡Ya hemos pasao!, decimos los facciosos. ¡Ya hemos pasao!, gritamos los rebeldes. ¡Ya hemos pasao!, y estamos en el Prado, mirando frente a frente a la señá Cibeles. ¡Ya hemos pasao!

¡Ya hemos pasao!, y estamos en las Cavas. ¡Ya hemos pasao!, con alma y corazón.  ¡Ya hemos pasao!, y estamos esperando pa ver caer la bola de la Gobernación. ¡Ya hemos pasao! Ja, ja, ja, ja. ¡Ya hemos pasao!

 

— — — — — — — — — — Texto: Manuel Talavera Música: Francisco Cotarelo Intérprete: Celia Gámez — — — — — — — — — —

 

 


https://www.youtube.com/watch?v=ziLJ-MG65CY

https://youtu.be/ziLJ-MG65CY

Publicado en Antropología, Arte, Belleza, España, EUROPA, Historia, Humor, Identidad, Mitología, Mujer, NATURALEZA, Salud | Etiquetado , , , , , , | Deja un comentario

LA CAVA FLORINDA Y EL ORÁCULO DE LA DESTRUCCIÓN DE ESPAÑA

la cava florinda

LA CAVA FLORINDA Y EL ORÁCULO DE LA DESTRUCCIÓN DE ESPAÑA

Antonio Parra

La historia del hombre suele ser muy poco original y a pesar del dicho de Demócrito parece que se repite. Va por ciclos, va por rachas, golpes de péndulo, socolladas, naufragios, pecios desastres, reflotes y, una vez la nave sin rumbo recién carenada, otra vez a empezar.

Hoy día todos los españoles que tengamos un dedo de frente, a pesar de lo que digan los “mansos” en su parenética de moderación que nos están metiendo otra vez los pollos en el corral y predican intolerancia,   memoria histórica que no es memoria historia sino un legrado precisamente de esa que dicen memoria historia y que cuentan al revés, o maquillaje de los hechos y retoque de los acontecimientos a petición propia. ¡Fementidos! Que los fueros que juraron o la bandera que besaron algún día se lo demande.

Aquí están, llegaron ya, pues se está muriendo la mamá: el victimismo de recia prosapia, el revanchismo, los poderes del mal y la satánica hueste que se apodera, regresamos al mito del último godo y su llanto por la pérdida de España. Extramuros ruge el león y se buscan cabezas de turco y chivos expiatorios y nos azupan el alano de la islamofobia pero los moros no son los peores como trataré de explicar en otro artículo [ahora resulta que llevaba mucha razón Matías Ros que nos puso en autos de la macabra autoría y pérfida conspiración a la matanza ferroviaria 11M] pero el enemigo peor parece ser que se encuentra dentro del recinto.

La sombra de don Opas que es en realidad la sombra de Caín en la historia de nuestro pueblo es alargada. Así que volvemos grupas y nuestros pasos nos devuelven a la boca negra de la cueva de la traición donde de acuerdo con la tradición que ha mantenido muy activos  los estros poéticos de las musas a lo largo de la historia de las letras castellanas a la que llaman la “casa candada” porque tenía 24 puertas trancadas con otros tantos cerrojos. Está en Toledo en lo alto del cerro que da coronamiento al caserío empinado y bajo los muros de la iglesia de san Ginés.

La mandó excavar el propio Hércules que fue uno de los primeros dioses que adoraban los iberos y en lo más profundo del laberinto colocó un arca de ciprés madera incorruptible en los que metió papeles y conjuros. Arriba del todo puso un cartel escrito en hebreo. Danger. Peligro de muerte. Watch out. Mejor abstenerse.  Si alguien un día osara abrir este baúl España sería un reino perdido. Un mal rey un mal día tuvo la osadía de meter las narices en aquel sitio.

Don Rodrigo al que las guerras con los vascones del Norte – seguimos en las mismas- habían arruinado creía que en tales cofres se ocultaba un tesoro justo el oro que necesitaba para pagar a sus acreedores en las luchas contra los várdulos que nunca quisieron someterse a los godos pues al parecer eran de raíz semita y estaban en colusión fraterna con el Bereber creyó encontrar allí un tesoro. Y no encontró sino huesos fatídicos, la mueca macabra de una calavera y la inscripción fatídica en arameo: quien quinche aquí encontrará bienes y malas. Nos hizo polvo.

Y el sucesor de Witiza tuvo la siniestra ocurrencia de abrir los sellos. Opas el obispo traidor era de esta región (¿sería el predecesor este malvado felón prelado con el actual Blaquez al que llaman el “obispillo” no sé si por la voz que tiene algo atiplada o por su corta talla?) Y entró en contubernio con gente del Rif y les entregó la plaza de Tarik esto es Gibraltar. Oye que falta de imaginación. No hay tu tía. Entonces los sarracenos no pararon de venir duro que te pego. En pateras, en cayucos, en almadías. Y resultó lo de Guadalete y todo lo demás, pero al pobre Roderick también le perdió el amor por una mujer: la princesa Florinda – esto pasa con frecuencia- que se resistió a sus requerimientos y la forzó. Ya tenemos el mejor de los condimentos para la truculencia del serrallo en plan novelón sudaca. La Florinda al principio protestaba y pegaba patadas y brincos pero luego acabó diciendo ay, ay, qué gustirrinín. No. Si esto no tiene enmienda.

La violación regia provoca las iras de su tío el conde don Julián que ve su honra mancillada y en venganza, el muy tornadizo y canalla, se pasa al moro reclamando los servicios de don Opas un señor obispo que también estaba en el ajo y entre los dos montan una conspiración. Hay un vino por ahí que se llamaba como el tal don Opas. Debe de venir de Jumilla y a mí que soy de origen godo pero de adscripción mozárabe esto es que conozco bien al moro desde que hice la mili en el Hacho y allí tuve amigos del tabor que gastaban alquicel y chilaba y me profesaban cierto aquel pues decían que yo les daba baraca esto es buena suerte me hizo daño nada más verlo. Debe de ser la maldición de Mahoma.

Cuando oigo mentar a don Opas yo digo Toledo para deshacer el conjuro. ¿No las pone usted mirando para Toledo Verumtamen? Cuando era mozo. Ya no. Pero total que estuve en la Ciudad Imperial empapándome de  magia y de Greco y ya les conté a ustedes en otro artículo cómo este pintor extranjero fue el caso de inmigrante que sintió el hechizo de esta tierra donde echó raíces hasta los restos. A veces pasa. El que viene ya no se quiere. Le ocurre un poco como al que va a Salamir que dice el refrán que el que va a Salamir es porque no tiene donde ir pero una vez allí ya no sabe cómo salir.

España es un melting pot de etnias al que perdió la monarquía gótica por su mala cabeza. Por su desunión aquí nadie quiere darse a partido de semejante situación. ¿Quién es tu enemigo? Pregunta un español. Y contestará: otro español. Y eso arranca de entonces. Vierto entonces un poco como Boabdil el Chico mis lágrimas sobre Toledo. La cual siempre atrajo a los quirománticos ya que la edificó Hércules, según la leyenda mítica, mucho antes de que los romanos llegaran al hispano suelo. ¿Y quién era Hércules? Un hijo de Júpiter y de una mortal pecadora. El que descabezó a la hidra de Lerna pero que murió envenenado por una cara bonita. Todo casa al parecer. Consueta vilescunt. El comportamiento humano es siempre igual y el hilo de sus relaciones y acontecimientos personales aburre a las mismas ovejas. Y la historia humana repite más que la cebolla pero el mito de la Cava Florinda está muy relacionado con una de las primeras divinidades a los que adoraron los iberos en cuyo territorio se desperdigan las torres y los monumentos a Hércules. En Cádiz y en Finisterre sin ir más lejos

Su Nuncupatio fundacional fue fatídica. Y desde entonces fue como un imán para los que echan la buenaventura, escudriñan el porvenir y se dedicaron a la ciencia adivinatoria de la estrellería como se calificaba en tiempo de la escuela de traductores que fundara el Rey Alfonso el Sabio. Se decía en la edad media a Paris a aprender Teología y Filosofía. A Bolonia, Leyes y a Toledo, Magia. Bueno pues a siete leguas y media de Madrid como señala la copla todo el camino llano menos las cuestas y aquel carretero, madre tiene un encuarte de cinco mulas, tres y dos son del amo y las demás suyas, se nos da todo esa sortilegio gratis, todo ese misterio que convierte a la ciudad orillas del Tajo el mirlo blanco de  quiromantes, entre ellos al marqués de Villena que ya digo ni palabra mal ni obra buena el gran iniciado en el ocultismo de los tiempos de Enrique IV.

Y no se volvió jigote por chiripa.

Pues yo me largo a Toledo no sólo a ver Greco sino para retrotraerse al conjuro de la famosa guarida de murciélagos y de demonios familiares causa de nuestro espanto tan en actualidad en los días que corren. Desde las rocas tajadas que lame el Tajo el Conde don Julián nos echa la guija. Carta en la mesa presa. Gemimos bajo el yugo y el poder total de las sinagogas. La invasión de la Hispania visigótica se produjo de la siguiente manera: los moros aliados de los judíos enviaban a estos a aposentarse. Los rabinos en aquella procesión precedían a los cadíes y a los alfaquíes y luego venían los pobres diáconos mozárabes a la sombra de las mangas parroquiales que sólo podían lucir como enseñas y símbolos de su fe cuando a los imanes en connivencia con los rabíes les daba la gana. Esa fue la España de las tres culturas que ahora tantos invocan para hacer daño todo el que se pueda a la cruz de Cristo: un perenne sobresalto una arbitrariedad sin tasa. Los reyes de taifa sólo eran tolerantes cuando los cristianos sometidos pagaban las pechas establecidas y era tal la desproporción de estos impuestos que a las familias cristianas les reducían a la miseria y les hacían pagar hasta el largo de los caminos como reza la copla. Previamente habían levantado gente en Agar.

Tienen poca imaginación. La reconquista al revés se esta produciendo siguiendo el planteamiento de hace trece siglos. Con la particularidad de que hoy, mejoradas las comunicaciones y estando España indefensa con los negreros a sueldo de ciertos sionistas globalistas desalmados mucho más activos y con el control de las comunicaciones y de la prensa el finis Hispaniae puede que sea cosa de menos de un lustro de la cruz a la fecha. La relajación de costumbres y ese mal que atrajo de siempre a los visitantes exteriores acerca de los españoles y que da en llamarse morbo visigótico hoy es mucho más grave que en los años de Guadalete. Con el enemigo a las puertas predominan las facciones, el banderismo, los pleitos, el cinismo, la apatía y la poltronería del personal a mí donde den y a ver qué me dan. Mala cosa.

Todos añascan y uno va con los bolsillos vacíos. La inmoralidad de los trincones y de los adeptos al pelotazo se añade a toda esta gran perjurio. Asistimos mudos e insensibles a las exequias de nuestra patria; así que como decía aquel insigne poeta zamorano muchos monteros la garza combaten, por altos oteros los perros la llaten neblíes muy ligeros sobre ella se abaten malo será no la maten. En este caso el trofeo será España. Pero estaba escrito y esto vuelve a ser la crónica de una historia anunciada en la Leyenda del conde don Julián y la cava maravillada. De ella son los primeros en dar cuenta los propios cronistas árabes y el Romancero nuestra gran épica tradicional la convierte en una de sus fuentes de inspiración. “Vino un águila del cielo que a España vio quemar. Don Rodrigo, don Rodrigo no curaste de tu mal” etc. Incluso Víctor Hugo pone en boca de Esmeralda la protagonista de Notre Dame la letra del famoso cantar de la casa encantada de Toledo a la que el último rey godo no supo guardar.

¿Cómo conjurar el hechizo y ese signo trágico de autodestrucción que pesa sobre nosotros? España se pierde por una mujer. Por un obispo libelático y por un mal rey enamorado. El rey moro Abulcasín Traif Abentarique no es más que el ejecutor de un designio lo mismo que los judíos de Gibraltar que dan la señal a las naves invasoras para que atraquen por aguas del Estrecho. Gibraltar. Siempre Gibraltar. Hoy y siempre en manos de los judíos que dicen actuar en nombre de los intereses de la Pérfida Albión. Como ven el tema se las trae. Es como una profecía que se repite de forma intermitente Asunto más suculento no pudo encontrar el Romanticismo y los anglosajones, Irving y Walter Scott, lo explotaron en sus narraciones esotéricas con avidez basándose en los trabajos de autores del XVII español como Miguel de Luna y la gloriosa épica del Romancero donde estas historias de palacios encantados, cuevas montesinas y mastabas donde hay un tesoro obtuvieron rango de privilegio.

¿Les suena el estribillo en Madrid hay un palacio de oro con las puertas de oropel donde vive una señora cuyo nombre es Isabel? ¿O el dónde están las llaves matarile? Cervantes también lo trata en aquel pasaje famoso del Quijote que lleva por nombre la Cueva  de Montesinos una versión de esta profecía áurea. La sombra siniestra del maléfico conde don Julián cruza de arriba abajo la historia de España. Es nuestro enemigo de adentro que a lo largo de las crónicas nacionales despliega una incomprensible hostilidad de renegado. Diz que era astuto mañoso ardido y muy recontra jodido. Conocía bien el percal y el territorio y fue debido a esta copiosa información facilitada al enemigo – y los españoles que nos vigilamos unos a otros con tesón somos unos expertos en las artes de disimulo esto es del espionaje mas siempre de puertas adentro nunca de puertas afuera-el hecho en virtud del cual la conquista de Alandalus fue tan rápida.

Pero también la cueva de Hércules toledana es figura del laberinto español. En tiempos del cardenal Silíceo unos cuantos espeleólogos valientes trataron de explorarla y se encontraron con un enorme sima que medía varias leguas llena de pasadizos de corrientes de aire de tal forma que los hachones y velas se apagaban y de brazales de aguas subterráneas que vedaban el paso. Los exploradores buscaron la salida muertos de miedo. El miedo dicen guarda la viña y hace las leguas más largas. El susodicho cardenal Martínez Silíceo mandó tapiar a cal y canto la entrada que estaba en el callejón de San Ginés y que tenía un letrero a la entrada que ponía: “el que descubre esta cueva encontrará bienes y males” y debajo otra inscripción en la que aparecía un guerrero con turbante y una leyenda que decía: “invoco a los alarbes”.

Y estas palabras las decía un obispo que estaba en inteligencia con el infiel. ¡Pues vaya; ahora sí que apañados estamos! Más ominosa no pudo ser la rueda de nuestros vaticinios. Pero dos leones broncíneos de acuerdo con la crónica mentada “calafateaban” el acceso. Cristóbal Lozano otro autor de la misma época dice que el arzobispo al que aludimos mandó “lodar” y taponar el vano en cuestión. De que unos malos españoles vendieron a España siendo mucho más inanes y depravados que los moros o los judíos que no quepa duda.

La leyenda de la Cava de don Rodrigo con su soplonería indecente, La homicida envidia, la incomprensión y el más burdo de los cinismos vuelve a estar sobre el palenque. Es por esto por lo que volver a Toledo al que llamaron los antiguos el “Gimnasio de la nigromancia” es como regresar a las raíces más hondas esas que ahíncan sus pilares en lo más profundo de esta sima. Hay preguntas que me hago y que no obtienen respuesta en ninguna parte y que parece que las escucho en esa ciudad donde todo son cuestas, resquicios, puertas, selladas, callejas misteriosas. Dicen que la fundó Tubal el primer rey pero a mí que soy un amante de las palabras me gusta la etimología hebrea que puede haber dado nombre a la sede del catolicismo hispano y la tercera Roma. Es Tholedoth y que en la lengua de Israel quiere decir “generación” o partera. Se trata de uno de los pocos vocablos que nos legara después de Amen y de aleluya nuestro pasado judío. En cuanto a vocabulario el Corán fue mucho más generoso con nuestros diccionarios que el Talmud.

¿Por qué será? Eso también es un misterio. Sangre mora y judía todos tenemos pero no nos pongamos excesivamente tiernos ante este dato tratando de sucumbir a nuestra propia identidad de españoles labrado durante casi dos milenios. Somos el resultado de un cruce de razas y la conclusión de una tenaz pelea histórica que no cesa. Duelos y quebrantos. Odios en cantidad pero también amor y libertad. Soy español porque puedo hacer lo que me dé la gana ¿estamos? Caspita, don Braulio, viene Vm. De tiros largos. Tan imponente como clarividente pero esos caveats y apostillas que les coloca a una de nuestras tres estirpes no son de recibo. Pueden acarrearle problemas. Muy bien.

Yo digo verdades enteras. No a medias como don Cesar Vidal el de la COPE. Claro por eso él tiene abiertas las puertas de las editoriales y usted es un proscrito don Verumtamen. Que se va a hacer. Tras de tiempos vienen tiempos y ese es otro de los legados de la embelesadora leyenda de la cueva de Hércules. Que España volverá a ser nuestra. Que otro Rodrigo el buen Cid ovetense alzará pendones y moverá su hueste. Miramamolín volverá a pasarlo mal. Mucho le gustan a usted los moros. Pues sí qué quiere que le digan. Son raza valiente y estirpe correosa. Hice la mili en Ceuta. Admiro a la gente del Rif. En esta guerra nos fraguamos. Son más de ocho siglos. Peleando y perdonándonos o más que perdonar haciendo la vista gorda. A las taifas volvemos y yo si tengo que renegar me haré moro antes que judío. ¡Qué cosas!

Pero todo esto es puro Bécquer, romanticismo neto, la leyenda de Maese Pérez el Organista uno de los primeros cuentos en los que yo me embebí en mi adolescencia tiene por protagonista y marco a la Ciudad Encantada. Chirridos en la noche de cerrojos que se descorren, osarios y difuntos y un piano que suena sus teclas accionadas por dedos invisibles. La cueva donde estaba el castillo encantado es manantial de supersticiones pero el hidalgo del Lazarillo pasea mientras tanto por Zocodover en un plan más realista moteando de migajas de pan los bigotes para demostrar que ha comido. Lucen sobre los tejados grises los jaramagos sus penachos amarillos y clamorean las campanas en lo alto de las torres. Toledo es cristiana desde 1085. Antes fue mora y judía y la huella de Roma domina sus construcciones.  Allí puso su trono de Atlante el gran Hércules y sigiló la entrada con un conjuro.

Todo el que se atreva a dar un paso suscitará loa cólera de los dioses. Así habló Zaratrusta. Fascina por su soledad y por su silencio enrejado. Unos ojos de mujer pueden estar observándote detrás del ajimez. Hay trasgos y fantasmas y leyendas de aparecidos por los desvanes. Hay referencias a esta cueva mítica en el propio arcipreste de Talavera en el Corbacho: “el que ose entrar en esta espelunca traerá su reino perdido”. La profanación del suelo sagrado se equipara con la violación de la princesa Florinda. Los oráculos parecen haberse cumplido pero el lugar está sellado desde 1546 cuando fue precintado por el arzobispo. Está claro que Rodrigo buscaba dineros para someter a cántabros, várdulos y autrigones y fue entonces cuando su gobernador en Al andalusí Teodomiro le envió un heraldo para anunciarle que España estaba ya en manos sarracenas. Perdimos la batalla de Guadalete. Los montes desparecen y hay civilizaciones que se derrumban ante el empuje de los pueblos fuertes. Sangre nueva que viene arrollando. El pez grande se come al chico pero en la historia de las culturas los pobres se zampan a los ricos. Decadencia se llama esta figura. Pero la decadencia a la sazón no era tan pavorosa como ahora mismo.

Rodrigo viola a Florinda y desata la cólera del conde don Julián. Es la misma trama que desencadena la guerra de Troya: el rapto de Helena, la rabia de Aquiles que lucha con Paris. Esto es mitología pero a veces presupone a los hechos reales y es desencadenante de la evolución de los acometimientos. Bien lo saben todos aquellos que manejan los escrinarios y los biblioratos. La evolución de los sucesos no es una línea recta ni un gramil pero tiene que ver con la estadística. El mito de la Cava Florinda es aretalogía sin más una historia de héroes y la descripción del enojo de un dios forzudo que se ensaña con los mortales. No hay tema, argumento ni períoca pero los sucedidos se repiten a veces sin solución de continuidad. Don Rodrigo en la cava determina la porfía de don Rodrigo en la horca.

Es el protagonista y don Opas el obispo felón el deuteragonista. Florinda un simple pretexto. No hay antilogía en este mito sino una congruencia absoluta de los textos. No hay más que consultar las epactas y echar un vistazo a los añalejos de lo que ha sido nuestro devenir. Los trasgos revuelven las ajaquecas de los barrios toledanos que siempre fueron morada de duendes. A veces las ciencias ocultas nos conducen a la acrosofía o a la sabiduría de las cosas de dios y esto es un ejemplo real, un barrunto que se ha cumplido, que se está cumpliendo, una parábola. A veces tengo la sensación de que España y los españoles arrastramos por el mundo el mal de ligadura. Alguien nos aojó y la leyenda del último godo subyace en los principios de tales encantamientos. Iban a producirse después más de medio centenar de campañas de Almanzor o expediciones en aceifa contra los moradores del norte. Abajo de la raya del Tajo los templos quedaron desolados, enmudecieron las campanas, las aras sin reliquias y sin santos las columnas. Es en definitiva el síndrome de la iglesia vacía y de los templos con olor a micciones gatunas de las que les he venido hablando. Al parecer, sin demasiada fortuna porque nadie me viene a hacer caso. Aunque el que avisa no es traidor. Lo que ahora vivimos es ya muy viejo. Se reproducen casi de calco los contextos de hace mil años mientras  los “señoritos” dependientes de la zapatería nacional, excrecencias intelectuales del tardofranquismo, orlandos furiosos muy careados la generación del yogurt que se crió en la cultura de la queja han cogido una perra con esto de la II República. Quieren echar al rey que puso Franco pero lo tienen crudo.


FUENTE:

https://antonioparragalindo.blogspot.com.es/2018/05/la-cava-florinda.html

Publicado en España | Deja un comentario

Santa Eulalia, patrona de Oviedo

santa eulalia patrona de oviedo

santa Eulalia patrona de Oviedo (de mi libro el capítulo OVIEDO VISIGODA)
El día 11 de diciembre según una tradición milenaria la ciudad de Oviedo conmemoraba con toda solemnidad el rito martirial de la muchacha emeritense que derramó su sangre por Cristo y que es desde su triunfo, corona y palma, la santa tutelar de Emérita Augusta y de Ovetum tutelar donde sus reliquias fueron trasladadas con presteza cuando se produjo la irrupción de Tariq con su hueste sarracena a Ovetum   (Iovis oppidum o la ciudad de Júpiter) de la fundación romana y donde los godos se refugiaron huyendo de la morisma. Oviedo se convierte, al ser atacada Toledo, no sólo capital del único reino cristiano que quedaba también sede primada de la cristianad hispana. Hay que advertir que, proclamada Eulalia, santa tutelar de la capital de los asturianos en Pravia, los himnos y liturgias que se celebraban en su onomástica muy larga y cuajada de poesía  en sus lecciones y plegarias lo que caracteriza al rito mozárabe mucho más ardiente y candoroso que el adusto misal romano, los versos en su honor dedicados por Prudencio se cantaban de modo solemne en todas las iglesias de todos los concejos.
Conservan la impronta arriana, doctrina desviada en la cual primaba como tema central la humanidad de la segunda persona de la Trinidad sobre su divinidad. Otra característica es la invocación trinitaria al final del canon, como corolario a las disposiciones del concilio de Nicea. Dicha obsesión explica la fuerte conexión del rito hispano visigótico con Constantinopla. La diócesis de Oviedo conserva ese carácter autónomo y autocéfalo de las iglesias orientales en este primer grado de la religión de Jesús de fuerte tradición apostólica, catecúmena y helenística.
Cabe recordar que el papado todavía no cuadra en esta tradición apostólica (cabezas de la iglesia eran los obispos y el primero de ellos que figura como un primus inter pares era el de Jerusalén que se traslada a Constantinopla después de los abasidas) porque es una institución merovingia cuando Carlomagno fue ungido emperador la noche de navidad del 811 en Aquisgrán y las relaciones con el imperio de la monarquía astur estando el Pirineo dominado por el usurpador muslímico  no podían ser fluidas. Jesucristo nunca habló de trono y altar y en Getesemaní ordenó a Pedro que envainase la espada cuando el discípulo sacó el puñal para defenderse de las turbas (mitte gladium in vaginam…)
Bajo la influencia arriana y la influencia mahometana arraiga entre los cristianos de Galicia Asturias Portugal y Aragón mozárabe el adopcionismo una herejía que defendió Elipando de Toledo en el concilio de Frankfort año 794 basada en la creencia de que Jesucristo era hijo de Dios por adopción. Tenemos pues esa tendencia de los arrianos a exaltar la humanidad del Señor como el hombre más perfecto y la mahometana que vio en Él al más grande de los profetas, un hijo enviado de Dios y hermano del gran profeta.
No obstante, dichos desvíos doctrinales que pueden asombrar al católico de nuestros días, la fe se mantenía muy viva conservando junto con el legado evangélico las tradiciones de las religiones monoteístas de los romanos como la devoción por los difuntos y los dioses familiares (lares, lémures, manes y penates) y a Agia Parthene de los griegos que no es sino una reminiscencia de los adoradores de Mitra y de Cibeles, la Magna Mater que fecunda la vida, protege las cosechas y nos libra a los hombres de los peligros, esto es la devoción a Santa María cuya imagen la llevaban los guerreros cristianos en el arzón de su cabalgadura, y el culto a las reliquias.
Como se recoge en los pareados del Mío Cid “tomaron las reliquias todas las que hubieron, fueron por Castilla e ansí la defendieron”.Posiblemente los santos huesos de la audaz doncella extremeña fueran desenterrados por Silo el primer rey de Pravia que construyó en su honor el templo de Santaolian o Santolaya (y no san Julián) y de allí sus descendientes trasladaron los restos venerandos a San Salvador de Oviedo. Ostenta la tutela de la tierra astur antes incluso que la Virgen de Covadonga como canta – y que bien suena este dulce latín- Prudencio en sus loores a la doncella emeritense: ” virgo quae es firma Emeritae columna astures fortes foveas benigna” (oh virgen  que eres columna firme de Mérida, anima siempre a los fuertes astures). Este poema del vate latino y cantor de los mártires que nació en Calahorra y que se cantaba al parecer en todas las iglesias el 9 de diciembre narra el martirio de Eulalia. Nos cuenta cómo el emperador Diocleciano dio un edicto ordenando a los súbditos del imperio rendir culto a los ídolos, cómo la familia buscando la tranquilidad y un refugio a la persecución se fue a vivir a una quinta de las cercanías al pago de Porcejana.
Sufrió martirio en compañía de su hermana Julia y de su novio por nombre Félix según la leyenda pero esto no consta en las actas. Era hija del presbítero Liberio que ordenó a a  su coadjutor o diácono Donato que instruyeses a sus hijos en la doctrina del crucificado y la escondió en aquel lugar apartado pero un día antes de la alborada a hurtadillas Eulalia sale de casa y se presenta ante el pretor Daciano y le dice que el incienso que se libaba a Júpiter y a otras deidades paganas era una tontería. Sorprendido el presidente por la audacia de la chica, trata de persuadirla con buenas razones y suaves palabras para que se retractase de su error. Eulalia en sus trece. Daciano monta en cólera, manda primero darle tormento con el ecúleo, luego aplica los garfios a las mamilas y por último el tormento del fuego y la ceniza, la sumerge en un caldero de plomo derretido y a continuación de aceite hirviendo, la manda caminar sobre ascuas ardientes.
Luego hace propuesta de cortarle las mamas y próxima a morir con sus cabellos ardiendo y contando el número de heridas abiertas entrega su alma al Criador. Al punto de expirar cae una fuerte nevada que cubre las desnudeces virginales de la doncella y los lictores que la torturar huyen aterrados al ver cómo de la boca de la santa surge una lengua de fuego que se transforma en una paloma blanca. Es difícil compaginar esta poética imagen que traza el vate latino con la realidad histórica pero lo cierto es que el hecho dio lugar a que surgiera en la península ibérica el culto olayista. Centenares de templos y de pueblos llevaron el nombre de Santa Eulalia u Olaya en todo la España citerior y la ulterior (Barcelona, Tarragona, Cesar Augusta, Hispalis, Pax Augusta o Badajoz, Astorga, Braga en Portugal) y se la rindió tributo motu propio como confirman los antiguos misales y epactas.
Su caso se parangona con el de otras santas de Italia: Águeda, Inés y santa Catalina la siciliana de los que surgieron mitos y devociones profundamente arraigadas en la cristiandad. Símbolo son estas santas mártires del valor de la mujer fuerte, de la femineidad, de la castidad. Todas ellos puestas a escoger entre las galas y halagos del mundo y el sacrificio por el Esposo escogieron la senda dura de Jesucristo cuajada de abrojos. También demuestran que el cristianismo sintió una predilección hacia las santas mujeres que marcan ruta de coraje, paren hijos para el cielo y defiende el amor y la fe y no el odio y la reivindicación a ultranza como quieren los aberrantes de los movimientos sufragistas de base. Santa Eulalia emeritense, patrona de Oviedo ruega por nos.Himno mozárabe del rito ovetense del misal de la catedral de san salvador fiesta 9 diciembre

Virginis laudes canimus pudicae
Mille quae sertis redimita frontem
Duplices palmas meruit reforre
Sanguine partas
Tecta festina egreditur paterna
Nec timet noctem pavet aut tenebras
Praevia sed luce aperit rubeta coelicus ordo
Intrat et passu Emeritam veloci
Judicis durum ad tribunal stetit
Arguens caecas venerare gentes numina vana
Dulcibus verbis studisque tentat
Praetor emollire animum puellae
Oferta saltem pia thura Divis Caesari placens
Illa fallaces renuit loquellas
Nulla promissa aliciunt, iniquis
Pernegat sensus velut alta rupes
Fluctibus obstat.
Sit decus patri genitaeque proli
Et tibi compar utriusque virtus
Spiritus semper. Deus unus omni
Temporisaevo
Amin
Infremit praetor, rabieque fendet
Verbera intentat. Moveant puellam
Cuncta frustrá; fortior et resistit
Ipsa tyrano.
Ungulae carnes laniant cruentae;
Virgo sed plagas numerans hiulcas
Gaudet et Xti celebrat triumphos
Voce Sonora
Praestat inscriptos ápices notare
Purpura tinctos, quibus exarantur
Nominis magni alma tui trophaea,
Máxime Christe.
Inquit at praetor furiis prehensus
Balneat fervente oleo mamillas;
Calce, tum rividis fervidis aquarum
Corpus adurit.
Attamen calce ex liquidove plumbo
Nulla nec parva, Eulaliam favilla
Laedit, experta omnia temperata
Virgo decora
Sit decus patri genitaeque proli
Et tibi compar utriusque virtus
Spiritus semper. Deus unus omni
Temporisaevo
Amin
lampades postremo virgini ligatae
applicat, quae ignem caput occupantem
transfert in pectus hianque ore hausit aperto
Spiritus formam recipit columbae,
quae volta coelum penetrat coruscum
contremit lictor fugiens
relicto corpore sola
membra tam saeve lacerta nuda
contegit coelum nive decidente
donat haec pura attalicos amictus artubus almis
virgo quae es firma emeritae columna
astures fortes foveas benigna
qui tibi semper referant patronae omnia fausta
audias quod nos ferimus lubenter
supplices votum recipe et secunda
tempora indulge ut tibi personemus carmina sancta

traducción
Las laudes cantamos de la casta virgen
Que siendo una niña de mil guirnaldas coronada la frente
Mereció conseguir las dos palmas
Fruto de la sangre
Cantemos a Eulalia la doncella
Que pronto abandonó la casa paterna
No temía a la noche ni sintió el pavor de las sombras
Y llegó a Mérida cuando el sol besaba las zarzas
Con paso veloz
Se presentó al áspero tribunal del pretor
Acusando a las gentes ciegas de venerar divinidades vanas
Trata el pretor de disuadirla con dulces palabras
Mas el ánimo de la niña no se ablanda:
-Para beneplácito del Cesar
Ofrece incienso a los piadosos dioses
-Oh, cónsul- contestó Eulalia- tengo a los ídolos por falaces locuras.
No la convencen ni halagos ni amenazas
se niega en redondo y se mantiene firme cual la alta montaña que obsta el curso del raudal.
Gloria al padre y al hijo
Y a Ti Espíritu Santo virtud que dimana de uno y otro
Dios uno y trino para toda la eternidad.
Amen
Bramó el gobernador presa de rabia
Manda azotarla
En mano más fuerte resiste
Y más fuerte ante el látigo Eulalia se muestra
Y cuando el tirano ordena despedazarla con garfios que desgarran sus carnes cruentas
Más firme la virgen se muestra.
Contando el número de sus heridas abiertas
En Xto. se alegra y sus triunfos celebra con voces sonoras
Y muestra sus cabellos tintos en púrpura
En ellos se graba como un trofeo máximo del nombre de Xto.
El pretor de Mérida rojo de ira
Manda derramar aceite hirviendo
Sobre sus tetas.
En cal viva la sumergen su cuerpo se quema en una ducha de agua hirviendo
Echaronla plomo derretido
Y no fue menor el tormento de la ceniza después de la cal viva y el plomo liquido
Sufrió con  templanza y valor la hermosa virgen tales torturas sin pronunciar queja.
Al expirar nevó copiosamente y una paloma blanca surgió de su boca que en el cielo volaba.
El lictor y sus verdugos quedaron aterrados
y sorprendidos y toda la ciudad de Emerita Augusta evoca desde entonces a la virgen Eulalia que dio testimonio de Cristo
bajo el emperador Diocleciano


FUENTE:

https://antonioparragalindo.blogspot.com.es/2018/05/santa-eulalia-patrona-de-oviedo.html

Publicado en Asturias | Deja un comentario

DIOS Y EL MUNDO (01)

GOTT UND DIE WELT / Dios y el Mundo / Joseph Ratzinger (I)

8 mayo 2018 by 

https://es.scribd.com/doc/217117950/Dios-y-El-Mundo-Joseph-Ratzinger-pdf

 

 

 

 

 Prólogo / por Peter Seewald

Montecassino en primavera. El sinuoso camino que conducía al monasterio de San Benito era angosto y empinado, y cuanto más subíamos, más fresco se tornaba el aire. […]. Pero cuando el cardenal Joseph Ratzinger, gran sabio de la Iglesia, se sentó frente a mí en el monasterio y me contó con paciencia el evangelio, la fe cristiana desde la creación del mundo hasta su final, logré vislumbrar cada vez con mayor claridad algo del misterio que proporciona la coherencia más profunda al mundo. En el fondo, acaso sea muy sencillo. «La creación misma», dice el sabio, «entraña un orden en sí. A partir de él podemos leer los pensamientos de Dios… e incluso el modo correcto en que deberíamos vivir. »

Múnich, 15 de agosto de 2000

INTRODUCCIÓN

p. 11   p. 04

Dios, Esperanza, Amor

 

 Eminencia, ¿también usted tiene a veces miedo de Dios?
Yo no lo llamaría miedo. Sabemos por Cristo cómo es Dios, que nos ama. Y Él sabe cómo somos nosotros. Sabe que somos carne. Y polvo. Por eso acepta nuestra debilidad. […].
Se dice que los católicos rebosan sentimientos de culpa frente a Dios.
Yo creo que los católicos están invadidos sobre todo por el gran sentimiento de indulgencia de Dios. Observemos el arte del barroco o del rococó. Desprenden una gran alegría. De típicas naciones católicas como Italia o España se dice,no sin razón, que poseen una ligereza interna. […].
En mi opinión, en las personas que viven la fe de la Iglesia predomina en última instancia la conciencia de la salvación: ¡Dios no nos abandonará! p.12
p. 16
[…] El estoico Séneca dijo:  «La compasión es algo abominable». Por el contrario, si contemplamos a Cristo, Él es el que compadece, y eso nos lo hace valioso. La compasión, la vulnerabilidad también forman parte del cristiano. Hay que aprender a aceptarlas heridas, a vivir herido y a encontrar finalmente en ellas una salvación más profunda. […].
Usted dijo una vez: «Si el ser humano sólo confía en lo que ven sus ojos, en realidad está ciego…»
.… porque limita su horizonte de manera que se le escapa precisamente lo esencial. Porque tampoco tiene en cuenta su inteligencia. Las cosas realmente importantes no las ve con los ojos de los sentidos, y en esa medida aún no se apercibe bien de que es capaz de ver más allá de lo directamente perceptible. […].
p. 17
UNA IMAGEN DE DIOS
Mi hijo pequeño me pregunta a veces: «Oye, papá, ¿cómo es Dios?».
Yo le contestaría diciendo que uno se puede imaginar a Dios tal como lo conocemos a través de Jesucristo. Cristo dijo una vez: «Quien me ve a mí, ve al Padre».Y si después se analiza toda la historia de Jesús, empezando por el pesebre,por su actuación pública, por sus grandes y conmovedoras palabras, hasta llegar a la última cena, a la cruz, a la resurrección y a la misión del apostolado… entonces uno puede atisbar el rostro de Dios. Un rostro por una parte serio y grande. Que desborda con creces nuestra medida. Pero, en última instancia, el rasgo característico en Él es la bondad; Él nos acepta y nos quiere.
p. 18
¿Pero no dicen también que no deberíamos forjarnos ninguna imagen de Dios?
Este precepto se ha transformado en la medida en que Dios se dio a sí mismo una imagen. La Epístola a los Efesios dice de Cristo: «Él es la imagen de Dios». Y en Él se cumple plenamente lo que se dice del ser humano en la creación. […].
¿Cómo caracterizar a Jesús en unas cuantas frases? 
Aquí nuestras palabras están siempre sometidas a una sobre-exigencia. Lo importante es que Jesús es el Hijo de Dios, que es Dios y al mismo tiempo verdadero hombre. Que en Él no sólo sale a nuestro encuentro la genialidad o la heroicidad humanas, sino que también trasluce a Dios. Puede decirse que en el cuerpo desgarrado de Jesús en la cruz vemos cómo es Dios, en concreto. Aquel que se entrega por nosotros hasta ese punto. […].
 p. 20
«Dios te amó primero», dice la doctrina cristiana. Y te ama sin tener en cuenta tu origen o tu importancia. ¿Qué significa eso?
Esta frase debe tomarse en el sentido más literal posible y así intento hacerlo. Porque es realmente el gran motor de nuestra vida y el consuelo que necesitamos. Lo cual no es en absoluto tan extraño. 
Él me amó primero, antes de que yo mismo fuese capaz de amar. Fui creado sólo porque ya me conocía y me amaba. Así que no he sido lanzado al mundo por azar, como dice Heidegger, ni me veo obligado a advertir que voy nadando por ese océano, sino que me precede un conocimiento, una idea y un amor que constituyen el fundamento de mi existencia.
Lo importante para cualquier persona, lo primero que da importancia a su vida, es saber que es amada. […].
p. 20
CRISIS DE FE
p. 25
El ser humano ¿es creyente de por sí? 
A juzgar por los datos que nos proporcionan las excavaciones de la historia de la humanidad desde la prehistoria más remota, cabe afirmar que la idea de Dios siempre ha existido. Los marxistas predijeron el fin de la religión. Decían que con el final de la opresión ya no se necesitaría la medicina llamada Dios. Pero se vieron obligados a reconocer que la religión no acaba nunca, porque realmente es consustancial al ser humano. […].
p. 28
[…]  Muchos sueñan con una especie de religión a la carta, […].
Recuerdo siempre las palabras de Tertuliano, que comentó una vez: «Cristo no ha dicho: “Yo soy la costumbre, sino yo soy la Verdad”». Y es que Cristo no sanciona simplemente la costumbre; al contrario, él nos arranca de las costumbres. Él desea que las abandonemos, nos exige que busquemos la verdad, lo que nos introduce en la realidad del Creador, del Salvador, de nuestro propio ser. En ese sentido, hemos de ser cautelosos con la reivindicación de la verdad en cuanto gran compromiso, pero también tener el valor de no perder la verdad, de tender hacia ella y aceptarla con agradecimiento y humildad cuando nos sea ofrecida.
p- 28
SOBRE LA DUDA
p. 30
¿Es concebible que también el Papa se vea acosado por la duda o incluso por la falta de fe?
Por la falta de fe, no, pero uno debería ya imaginarse que también sufre por las cuestiones que obstaculizan la fe. Para mí resultó inolvidable un pequeño encuentro en Múnich, cuando era capellán. Blumscheid, mi párroco de entonces, era amigo del párroco de la vecina parroquia evangélica. Un día vino Romano Guardini a impartir una conferencia y los dos párrocos lograron hablar con él. Ignoro cómo transcurrió la conversación, pero después, Blumscheid me contó, estupefacto, que Guardini había dicho que cuando uno se hace mayor la fe no se vuelve más fácil, sino más difícil. Guardini debía de tener por entonces unos sesenta y cinco o setenta años. Como es natural, la suya era la esperanza específica de una persona melancólica y que había sufrido mucho.Pero, como he dicho, la situación nunca se resuelve del todo. Por otra parte se torna algo más fácil porque también la llama de la vida se empequeñece. Pero mientras uno está de camino, está de camino.
p. 31
¿Pero sabe la Iglesia católica con absoluta seguridad cómo es Dios de verdad,qué dice y qué quiere realmente de nosotros?
La Iglesia católica sabe por la fe lo que Dios nos ha dicho a lo largo de la historia de la revelación. Como es natural, nadie -ni siquiera la misma Iglesia-logrará comprender la grandeza de lo que Dios ha dicho. Por eso la fe evoluciona. Desde sus contextos vitales, cada generación puede descubrir nuevas dimensiones que la Iglesia no ha conocido con anterioridad. El Señor mismo predice en el Evangelio según san Juan: «El Espíritu Santo os guiará hasta la verdad completa, para conocer lo que ahora de ningún modo podríais soportar». Esto significa que hay siempre un superávit, un «exceso» de revelación, no sólo respecto a lo que el individuo ha comprendido, sino también a lo que la Iglesia sabe al respecto. Por eso dicho superávit plantea un nuevo reto a cada generación.
 p. 32
Ciertamente algunos piensan que el cristianismo no es tanto una religión práctica como algo para el más allá, es decir, un camino que permite reunir puntos para una cuenta en el otro mundo.
Es cierto que el más allá forma parte de la perspectiva vital del cristianismo. Sise pretendiera suprimirlo, nuestra perspectiva se convertiría en un extraño fragmento, quedaría hecha añicos. La vida humana quedaría burdamente mutilada si sólo la considerásemos desde la óptica de esos setenta u ochenta años que podemos vivir. Así surge esa extraña avidez de vida. Si la vida momentánea es lo único que puedo tener, naturalmente he de procurar sacar y acumular el máximo posible. Lo que me impide mostrar la menor consideración hacia los demás. 
El más allá me proporciona las pautas y confiere a esta vida la seriedad y el peso para no tener que vivir exclusivamente en función del instante, sino de manera que al final esta vida sirva, valga algo -y no sólo para mí, sino para el conjunto-. El Dios que escucha no nos exime de responsabilidad, sino que nos enseña a ser responsables. Nos impulsa a vivir con responsabilidad lo que senos ha dado, para que de ese modo también algún día lleguemos a ser capaces de salir airosos ante Él.
p.32
Cristo dice: «Pedid y se os dará. Buscad y encontraréis. Llamad y se os abrirá». Por otro lado, cuando mi hijo, por ejemplo, está haciendo los deberes,pide ayuda a Dios. Pero, para ser sinceros, no siempre da resultado.
Se pide, por ejemplo, salud; la madre para su hijo, el marido para la esposa; se pide que un pueblo no se precipite en un tremendo error -y sabemos que no siempre es escuchado-. Para una persona que se encuentre en una situación de vida o muerte, esto puede convertirse en un gran interrogante. ¿Por qué no ha recibido respuesta, o al menos no la respuesta que pidió? ¿Por qué calla Dios?, se preguntará. ¿Por qué se aleja? ¿Por qué sucede justo lo contrario delo que yo quería?Este distanciamiento entre la promesa de Jesús y lo que experimentamos en nuestra propia vida ha hecho reflexionar a todas las generaciones, a cada individuo y, desde luego, a mí. Pero cada uno debe luchar para obtener por sí mismo una respuesta, aprendiendo finalmente a entender por qué Dios le ha hablado precisamente así.
p. 33
¿ Y qué respuesta es ésa?
San Agustín y otros grandes afirman que Dios nos da lo que es mejor para nosotros -aunque no podamos advertirlo por anticipado-. En efecto, a menudo consideramos que lo mejor para nosotros es justo lo contrario de lo que Él hace. Deberíamos aprender a aceptar y a considerar como una señal ese camino que, según nuestra experiencia y nuestro dolor, nos resulta tan penoso. […].
p. 34
¿QUEJUMBROSO COMO JOB?
p.36
Cristo dijo una vez: «Quien quiera ganar su vida, la perderá». Y sólo quien pierde su vida, quien está dispuesto a entregarla, adopta la perspectiva correcta, abriendo de ese modo la posibilidad de encontrarla. Es decir, que en última instancia he de descartar la pregunta de qué obtengo a cambio. He de aprender a darme cuenta de que es importante soltarse. He de estar dispuesto a darme.
p. 37
Eso es fácil de decir.
Sin embargo, cualquier amor humano sólo se convierte en verdaderamente enriquecedor y grande cuando estoy dispuesto a renunciar a mí mismo por esa persona, a salir de mí mismo, a entregarme. Esto es válido sobre todo en la gran escala de nuestra relación con Dios, de la que, en definitiva, derivan todas las demás relaciones.
Tengo que comenzar por dejar de mirarme, y preguntarme qué es lo que Él quiere. Tengo que empezar aprendiendo a amar, pues el amor consiste en apartar la mirada de mí mismo y dirigirla hacia Él. Si a partir de esta tendencia fundamental, en lugar de preguntarme qué es lo que puedo conseguir para mí mismo, me dejo sencillamente guiar por Él, si me pierdo realmente en Cristo, si me dejo caer, me desprendo de mí mismo, entonces me doy cuenta de que ésa es la vida correcta, porque de todos modos yo soy demasiado estrecho para mí solo. Cuando salgo al aire libre, valga la expresión, entonces y sólo entonces comienza y llega la grandeza de la vida.
Ahora seguramente se dirá que esta historia puede ser muy duradera.
Bueno, como es lógico, este camino no se recorre de la noche a la mañana.Dedicarse especialmente a conseguir una felicidad rápida no encaja con la fe.Y quizás una de las razones de la actual crisis de fe sea que queremos recoger en el acto el placer y la felicidad y no nos arriesgamos a una aventura que dura toda la vida -con la enorme confianza de que ese salto no termina en la nada sino que, por su naturaleza, es el acto de amor para el que hemos sido creados-. Y en realidad es lo único que me proporciona lo que quiero: amar y ser amado, hallando de ese modo la auténtica felicidad.
p.38
MOVER MONTAÑAS
Pero el propio Jesús dice: «Si vuestra fe sólo fuese tan grande como un grano de mostaza, diríais a esta montaña: “¡Trasládate de aquí allí!”. Y ella lo haría. Nada sería imposible para vosotros»
[…].  En realidad, Jesús alude a las montañas que obstaculizan nuestra vida. Y éstas son casi siempre mucho más importantes que las que figuran en los mapas. Esas montañas puedo superarlas, de hecho, si me pongo en las manos de Dios.
¿Gracias a una especie de autosugestión?
El acto de fe no es convencerse en cierto modo de una idea o atribuir un poder a la fe. El acto de fe consiste en confiar en que Dios está ahí y puedo ponerme en sus manos. Entonces también desaparecerá la montaña. […].
p. 40
DIOS Y LA RAZÓN
 La Iglesia y sus santos subrayan que también se puede comprender,comprobar y demostrar la fe cristiana por medio de la razón. ¿Es cierto?
Sí, pero con limitaciones. Es verdad que la fe no es un entramado de imágenes cualesquiera que uno pueda forjarse a su antojo. La fe asalta nuestra inteligencia porque expone la verdad -y porque la razón está creada para la verdad-. En ese sentido, una fe irracional no es una verdadera fe cristiana.La fe desafía nuestra comprensión. Y en esta conversación también intentamos averiguar que todo eso -empezando por la idea de la creación hasta la esperanza cristiana- es una formulación inteligente que nos presenta algo razonable. En este sentido se puede demostrar que la fe también se adecua ala razón.
Precisamente los científicos han teorizado  una y otra vez sobre la cuestión deDios y la fe. He traído algunas citas. Isaac Newton, por ejemplo, el fundador dela física teórica, afirmó: «La maravillosa organización y armonía del universo sólo puede haberse realizado de acuerdo con el plan de un ser omnisciente ytodopoderoso. Éste es y seguirá siendo mi conocimiento último y supremo». Augustin Louis Chaucy, matemático francés, opinaba: «Soy cristiano, lo que significa que creo en la divinidad de Cristo como Tycho de Brahe, Copérnico,Descartes, Newton, Leibnitz, Pascal… como todos los grandes astrónomos y matemáticos del pasado». Y el italiano Guglielmo Marconi, un premio Nobel al que debemos la telefonía sin hilos y, en consecuencia, la generación del teléfono móvil, lo expresó así: «Declaro con orgullo que soy creyente. Creo enel poder de la oración.  Y no sólo como católico creyente, sino también como científico».
 
No hay duda, al hacernos cristianos no nos precipitamos en una aventura supersticiosa. Yo sólo mencionaría dos salvedades: la fe no es comprensible en el sentido de que pueda aprehenderse igual que una fórmula matemática,sino que se adentra en estratos cada vez más profundos, en la infinitud de Dios, en el misterio del amor. Dentro de ese ámbito existe un límite de lo que se puede entender únicamente pensando. Sobre todo de lo que, en cuanto seres limitados, podemos comprender y elaborar con el intelecto.Nosotros no podemos entender del todo a las demás personas porque ello implica descender a simas más profundas de lo que la razón nos permite verificar. Tampoco podemos comprender en última instancia la estructura de la materia, sino llegar siempre a un punto determinado. Tanto más razonable es la imposibilidad de someter a la inteligencia todo lo que significan Dios y su palabra, porque la superan con creces.
En este sentido, la fe tampoco es realmente demostrable. Yo no puedo decir que quien no la acepte es tonto. La fe responde a un camino vital en el que la experiencia va confirmando poco a poco la creencia, hasta que se revela plena de sentido. Es decir, que a partir de la razón existen aproximaciones que me conceden el derecho a aceptarla. Me proporcionan la certidumbre de que no me entrego a una superstición. Pero la demostrabilidad exhaustiva, como la que disponemos para las leyes físicas, no existe.
¿Cabe afirmar que es necesario ampliar el espíritu humano para conocer cada vez mejor a Dios?
[…]. Porque uno también puede ahogarse en lo meramente fáctico. Quien no consigue percibir el misterio que impera en los hechos de la naturaleza o de la historia, llena su cabeza y su corazón con un montón de cosas que acaso lo incapaciten para la profundidad y amplitud espiritual. 
Dicho con otras palabras, el efecto de los grandes conocimientos científicos puede conducir por una parte a que la persona sea incapaz de ver más allá delo fáctico, hecho que limita, en definitiva, el horizonte. Por saber tanto, sólo puede seguir pensando siempre en el plano de lo fáctico, lo que le impide dar el salto al misterio. Ya sólo ve lo palpable. Y desde el punto de vista metafísico, la persona se vuelve más tonta. Pero, por otro lado, también puede ocurrir que precisamente la grandeza de la percepción, al captar los reflejos tan diversos de la inteligencia divina en la realidad, agrande y amplíe nuestra imagen de Dios y mostremos ante Él un respeto, una humildad y una admiración aún mayores.
 p. 43
UNA CONTRADICCIÓN
Por un lado están los mandamientos de Dios, por otro nuestra naturaleza humana. Ambas cosas proceden de la creación. Y sin emba rgo cualquiera puede comprobar que, a menudo, encajan con enorme dificultad. Los malos pensamientos y las malas acciones son evidentemente humanos. En cualquier caso, esta paradoja nos conduce una y otra vez a una situación que nos desborda.
La fe cristiana está convencida de que hay una perturbación en la creación. La existencia humana no es como salió realmente de las manos del Creador. Está lastrada con un factor diferente que, además de la tendencia creada hacia Dios, también dicta otra, la de apartarse de Dios. En este sentido, el ser humano se siente desgarrado entre la adaptación original a la creación y su legado histórico.
Esta posibilidad, ya existente en la esencia de lo finito, de lo creado, se ha conformado en el curso de la historia. Por una parte el ser humano ha sido creado para el amor. Está aquí para perderse a sí mismo, para darse. Perotambién le es propio negarse, querer ser solamente él mismo. Esta tendencia se acrecienta hasta el punto de que por un lado puede amar a Dios, pero también enfadarse con él y decir: «En realidad me gustaría ser independiente,ser únicamente yo mismo».
Si nos examinamos con atención, también observaremos esta paradoja, esta tensión interna de nuestra existencia. Por una parte consideramos correcto lo que dicen los diez mandamientos. Es algo a lo que aspiramos y que nos gusta. Concretamente ser buenos con los demás, ser agradecidos, respetar la propiedad ajena, encontrar el gran amor en la relación entre los sexos que después conllevará una responsabilidad mutua que durará toda la vida, decir la verdad, no mentir. En cierto modo, ésta es una tendencia que no está solamente dirigida contra nosotros, ni es únicamente un yugo sobre nuestros hombros.
Por otra parte sentimos el hormigueo de sustraernos a ella.
Ahí está el gusto por la contradicción, la comodidad de la mentira, la tentación de la desconfianza -todo eso también existe en el ser humano por una tendencia a la destrucción, por la voluntad del no.
Esta paradoja muestra una cierta perturbación interna en el ser humano que,lisa y llanamente, le impide ser el que querría ser. «Veo lo que es bueno y lo apruebo», dijo Ovidio, el poeta latino, «y sin embargo después hago lo contrario.» Y san Pablo también afirmó en el capítulo 7 de la Epístola a los Romanos: «No hago lo que quiero, sino lo que aborrezco». A partir de eso asciende finalmente en san Pablo este grito: «¡¿Quién me redimirá de esta contradicción interna?! ». Y en este punto san Pablo comprende realmente por primera vez a Cristo -y a partir de ese instante llevó la respuesta redentora de Cristo al mundo pagano.
No obstante, hay otra contradicción externa. Es la existente entre el mensaje de alegría de ese Dios presuntamente bueno, «amable», y la verdadera situación de nuestro inundo. La consecuencia es la decepción de Dios. Muchas Personas no perciben un ápice de su efecto presuntamente salvador. Y, aveces, hasta yo pienso que acaso la fe ya no resista nuestras ideas tan desarrolladas. En realidad, Él izo puede soportar la luz plena de los hechos.
Aquí se añade, a la contradicción interna de la que acabamos de hablar, el momento colectivo. Existe una conciencia colectiva que fortalece la contradicción. Que da la razón a las tendencias egoístas de alejamiento de Dios y aspira a caminos vitales en apariencia más cómodos. Cada persona no sólo vive ella misma, también es vivida siempre, es conformada o también cotentada y deformada.
Existen distintos niveles de decadencia o también de construcción de sociedades. Las comunidades pueden ser sustentadoras y encaminarme deforma que la contradicción interna se mitigue poco a poco y desaparezca. Pero por otro lado, existen las colectividades del promedio, donde uno dice, bueno,los demás también lo hacen. Se trata de sociedades donde el robo se ha vuelto normal, el soborno ya no se considera inconveniente y la mentira es la forma habitual de relación.
Las sociedades pueden tirar de la persona cada vez más hacia abajo -o ayudarla a ascender-. En el primer caso reina un predominio tal de las cuestiones materiales y una vinculación intelectual a lo meramente material que todo lo que trascienda ese materialismo parece algo superado, absurdo e inadecuado a la persona. En el segundo caso existe realmente una cierta evidencia de Dios, y es más fácil moverse hacia Él.
¿Pero por qué no debería ser la vida simplemente fácil, grata y placentera?
Como es lógico, satisfacerse con lo material, con lo palpable, con las vivencias felices que se puedan comprar y suministrar, es, por el momento, lo más sencillo. Puedo entrar en un local de diversión, y a cambio del dinero de la entrada vivir una especie de éxtasis, ahorrándome de ese modo todos los esfuerzos del difícil camino de la autorrealización y la autosuperación. Esta tentación es grandísima. La felicidad se convierte entonces en una mercancía susceptible de ser vendida y comprada. Éste es el camino más cómodo, el más rápido, la contradicción interna parece eliminada, porque la cuestión divina ya es innecesaria.
Pero también se podría considerar el estilo de vida civilizado desarrollado y absolutamente acorde con nuestro mundo moderno.
Sin embargo, también sabemos que esto se revela muy pronto como un engaño. El individuo lo nota, al final me quedo vacío, estoy agotado, y cuando caigo desde el éxtasis ya no soy capaz, en definitiva, ni de soportarme ni de soportar al mundo. En ese momento se pone de manifiesto que he sido engañado.
Lo cierto es que nunca participamos en este drama sólo personalmente, con nuestra propia intimidad, sino bajo la modalidad del nosotros. Esta forma colectiva puede dificultar o facilitar nuestro destino. La Iglesia antigua instituyó el catecumenado por este motivo. Su intención era crear una especie de sociedad alternativa en la que uno pudiera adaptarse a Dios y, mediante la convivencia con los demás, llegar poco a poco a la zona donde se podía aprender a verle. Durante el periodo que mediaba hasta el bautizo, llamado iluminación, llegaba el momento en que surgía en el individuo el conocimiento adquiriendo con ello la independencia en la fe.
Creo que hoy, en sociedades de orientación atea o agnóstico-materialista, eso se ha convertido en una nueva necesidad. Antes daba la impresión de que la Iglesia y la sociedad estaban muy identificadas. Ahora la Iglesia tiene que esforzarse de nuevo para presentar espacios alternativos donde no sólo se ofrezca el nosotros gravoso y degradante sino un nosotros que abra, que sustente al individuo y le enseñe a ver.
La cuestión es si la fe nos hace de verdad mejores, más compasivos y altruistas, menos codiciosos, menos vanidosos. Tomemos a los que el propio Dios ha elegido para la fe, a aquellas personas que por su designio sólo deberían pensar en agradar a Dios y convertirse en seres humanos casi perfectos. ¿Por qué se encuentran también entre los clérigos, entre los monjes y monjas, dosis tan elevadas de rivalidad, de envidia, de celos, de mentira y de falta de caridad? ¿Por qué su fe no los ha hecho mejores?
 Esta pregunta es, de hecho, muy opresiva. En ella comprobamos de nuevo que la fe no está simplemente ahí, sino que puede contraerse o crecer, moverse por una línea ascendente y descendente. No es una garantía acabada sin más,algo que uno pueda considerar un capital desembolsado que crece y crece. La fe va siempre vinculada a una libertad muy frágil. Nosotros desearíamos que fuera diferente. Pero éste es precisamente el riesgo difícilmente comprensible de Dios, que no nos haya administrado una medicina más fuerte.
Aun cuando se comprueba que en el mundo de los creyentes existen conductas erróneas (en las que subyace siempre un debilitamiento de la fe),tampoco debemos pasar por alto el otro balance. En efecto, las historias de tantas personas sencillas, bondadosas, a las que la fe ha hecho buenas,demuestran que la fe produce efectos muy positivos. Pienso sobre todo en las personas ancianas de parroquias muy normales que han madurado gracias a la fe hasta alcanzar una enorme bondad. En los encuentros con ellas se percibe calidez, una especie de brillo interior.
Y al revés: también hemos de constatar que la sociedad, con la evaporación dela fe, se ha vuelto más dura, más violenta, más mordaz. El ambiente, esto lo ha dicho hasta un teólogo tan crítico como Vorgrimler, no ha mejorado, sino que se ha tornado más irritable y maligno.
p. 48
LO MISTERIOSO
El mundo de los cristianos es un mundo en el que lo invisible es tan natural como lo visible. Los cristianos están rodeados de ángeles y ángeles custodios.Pueden contar con la ayuda del Espíritu Santo. Pueden, si lo desean, pedir consuelo y ayuda a la Virgen María. […].
[…]. Lo cierto es que en la fe percibimos una realidad según la cual no existen únicamente las cosas palpables. De hecho, los grandes santos siguen vivos. Esa gran familia está ahí, y percibirla significa que estoy rodeado de atención y de amor. […].
Sin embargo, cada vez menos personas parecen conocer los misterios de la fe.¿Cómo ha sucedido esto?
Acaso algo en nuestra fe se había vuelto demasiado mecánico. A lo mejor también existía demasiada alienación, demasiada poca penetración íntima, tal como manifiestan las palabras de Guardini. La fe tiene que ser revivida y reencontrada en cada generación. Y a la inversa:cuando una generación ya no percibe la fe cristiana y sus poderes auxiliadores,emprende otro tipo de búsqueda, en ámbitos esotéricos, donde uno intenta procurarse ayuda con piedras y qué sé yo con qué cosas más. Es decir, se buscan nuevas formas de convocar a poderes invisibles porque el ser humano siente que podría o debería tener otros auxiliadores. […]
p. 50
¿ESTÁ TODO ESCRITO?
[…]. Dios ha creado la verdadera libertad y también permite desbaratar sus planes(aunque lo hace de una forma que siempre vuelve a crear algo nuevo). […].
[…]. El  hecho de que Dios lo sepa todo y sin embargo sean posibles otros proyectos es algo que ha traído de cabeza a los más grandes filósofos y teólogos. En algún lugar terminan nuestras posibilidades, pues no somos Dios, y nuestro horizonte es, en definitiva, muy limitado.
Pero pienso que podemos entender lo inmediato: Dios tiene la historia en la mano, me tiene a mí en la mano, pero me deja la libertad de convertirme personalmente y de verdad en un amante o en renegar del amor. En este sentido, Dios no ha cifrado mi código de manera invariable, sino que ha incluido en él la posibilidad de variación que nosotros denominamos libertad.
p. 52
¿SON REALES LOS MILAGROS?
La fe siempre considera posibles los milagros, y ya en vida de los apóstoles seles ofreció mucho dinero por revelar el secreto de su poder milagrero. […].
p. 55   p.  32
¿DIOS Sí, IGLESIA NO?
El vocablo griego del que deriva iglesia significa en sentido original: “La que pertenece al Señor”. ¿Quiere decir esto que la Iglesia pertenece al mismo Dios?
 Exacto. Ekklesía significa “llamar”, “la llamada”. La palabra, en su significado técnico, quiere decir `asamblea’, que un el ámbito griego se refería a la asamblea del pueblo de las democracias de entonces. […]. En ese sentido significa “los convocados por Dios”, aquellos que están reunidos con Él, los que pertenecen a Dios y saben que Él está entre ellos.
[…].
p. 58
Seguramente nunca se le habrá pasado por la cabeza abandonar la Iglesia.¿No existe nada en ella que le moleste o incluso le irrite?
En efecto, jamás se me ocurriría abandonar la Iglesia, pues, a decir verdad, es mi patria más íntima. Estoy tan fundido con ella desde que nací que sin ella en cierto modo me partiría en dos, incluso me destruiría.
Pero, como es natural, en conjunto siempre hay cuestiones que le irritan a uno.Empieza en la iglesia local y puede llegar hasta el ámbito del gobierno global de la Iglesia, en el que trabajo ahora. Siempre hay personas y cosas molestas. Pero uno tampoco se separa de su familia por mucho que se enfade; y menos cuando el amor que te une con los demás es más fuerte; cuando es la fuerza original que sustenta tu vida.
p. 60
«Dios sí, Iglesia no» se ha convertido en un lema habitual. San Cipriano,obispo de Cartago (zoo-zs8), dijo a este respecto: «Fuera de la Iglesia no hay salvación», pues «quien no tiene por madre a la Iglesia no puede tener por padre a Dios». Estas palabras, ¿siguen siendo válidas hoy?
No, si las entendemos como que todos los no cristianos están condenados al infierno. Pero significa que, en cierto modo, uno necesita a la madre aunque no la conozca, la comunidad que te alumbra la fe y te entrega a Dios. San Cipriano habla de la relación entre Dios y la Iglesia en el contexto de la persecución. Alude a gentes que abandonan la Iglesia por miedo al martirio y que, sin embargo, creen seguir aferrados a Jesucristo, a Dios. […].
____
Publicado en Uncategorized | Etiquetado , , , | Deja un comentario

BERLIN, AÑOS 30 del siglo XX

BERLIN36

Berlin Olympia 1936 Spielen Deutschland


Berlin 1936 – Olympia
silvan500

J.O. DE BERLIN 36, LA GRANDE ILLUSION

Berlin ’36
CinemaWorld Asia

Berlin 1936 – The Summer Olympics

Olympic Stadium Berlin 1936

1936 German Color Film – Berlin in the Year of the Olympic Games



Europe in March, 1939 Color Home Movies


Tag der Deutschen Kunst – München 1939

1930s Germany, Summertime in Munich, Rare Colour Home Movie Footage

1930s Germany, Streets of Berlin on Hitler’s Birthday, Rare Colour Home Movie Footage

Publicado en Uncategorized | Deja un comentario